OEA aplaza debate sobre Venezuela

Guía de Regalos

OEA aplaza debate sobre Venezuela
Opositores al Gobierno se manifiestan frente a la sede de la Organización de Estados Americanos, en Washington.
Foto: EFE

Caracas — El chavismo no conoce ni fronteras ni recatos. Su diplomacia trasladó ayer a la capital del “Imperio” el mismo apagón informativo con el que censura y manipula en Venezuela. Tras una jugada política preparada en las horas previas con sus aliados ideológicos y sus protegidos económicos, consiguió sacar a la televisión y a los periodistas de la sesión del consejo permanente de la OEA: 22 votos a favor, 11 en contra.

Más tarde, suprimió de la agenda del día el punto dedicado a la “situación de Venezuela”. ¿Objetivo? Que la voz disidente de la diputada opositora María Corina Machado (invitada por el embajador de Panamá) no fuera escuchada por el mundo y se restringiera a una rueda de prensa, como así fue.

“El brazo largo de la censura que oprime a Venezuela llega hasta la OEA”, resumió la parlamentaria, a la que el oficialismo prepara una celda junto a la de Leopoldo López y los dos alcaldes encarcelados el miércoles. “En Venezuela se ha alterado dramáticamente el orden democrático”, insistió la diputada, que volvió a pedir la aplicación de la Carta Democrática Interamericana y una resolución de la OEA en condena de la represión contra las protestas y la censura contra la libertad de expresión.

Como tercer punto, Machado reclamó la constitución de una misión de observación, que estaría compuesta por “demócratas intachables” como Óscar Arias, expresidente costarricense y Premio Nobel de la Paz. “Le arrebatamos la careta a Maduro, el mundo le reconoce como un dictador”, sentenció.

La maniobra bolivariana contó con el aval de los países del PetroCaribe (que reciben el 43% de su petróleo en condiciones muy ventajosas y que sólo en 2011 fueron beneficiados con 1.200 millones en ayudas) y con el aplauso de sus amigos del Alba, más Argentina. Sorprendió el apoyo de Brasil y Uruguay, pese a la patada contra la transparencia democrática que supone convertir en privada y cerrada una sesión habitualmente abierta para todos.

“Con transparencia total, privada”, resumió la delegada chavista, en un nuevo ejercicio de la retórica revolucionaria. Una cortina de humo tan espesa como los gases lacrimógenos que el gobierno lanza todos los días contra los estudiantes, que desde hace 44 días protestan en distintas calles del país. La carcajada de los presentes, tras las cuatro palabras de la venezolana, no cambió el bloqueo informativo.

“La OEA hace rato se convirtió en el club de los intereses de los gobierno de turno, no defiende a los pueblos. Hay que reinventarla, no sirve. Insulza es su principal promotor, ¡vergüenza!”, protestó Henrique Capriles desde Caracas.

Panamá y Machado no se conformaron con las resoluciones adoptadas gracias al rodillo chavista. Al cierre de esta edición, el país centroamericano acreditó a la diputada de la Mesa de la Unidad Democrática como representante permanente ante la OEA, por lo que podría intervenir en cualquier momento.