Tiendas de El Barrio esperan que vuelva la clientela

Tiendas de El Barrio esperan que vuelva la clientela
Los establecimientos de la calle 116 Este permanecieron cerrados por el bloqueo al paso de peatones y carros desde el día de la trágica explosión que paralizó la actividad comercial en El Barrio.
Foto: EDLPM. LOMBARD

NUEVA YORK – Un pequeño recipiente con agua y cebolla roja picada —ubicado en la entrada del establecimiento de artículos para fiestas R&M— es sólo una de las técnicas que utilizan sus propietarios para eliminar el olor a humo que les quedó tras la explosión de la semana pasada en East Harlem.

Los puertorriqueños Jimmy Jaimes e Ivette Reyes —dueños del almacén ubicado en la calle 116— a pocos pasos de donde se derrumbaron los dos edificios, tienen la esperanza no sólo de que el olor desaparezca por completo, sino que su negocio vuelva a resurgir.

“Damos gracias a Dios por estar vivos, pero estamos muy preocupados por el futuro de nuestro negocio”, indicó Reyes, que lleva como comerciante en el área unos 27 años.

La tienda, que recién ayer volvió a tener cierta clientela, se vio afectada no sólo porque la policía cerró el paso peatonal, sino porque el fuerte olor a quemado no permitía abrir el negocio a su pleno potencial.

El mexicano Omar Millán, empleado de la tienda Tulcingo Express, se mostró optimista en el futuro, aunque su negocio también registró pérdidas por el cierre de la calle.

“El miércoles y jueves son los días más fuertes para nuestro negocio de flores, pero por lo que pasó la semana pasada fue nulo para cualquier envío de órdenes”, precisó.

“El negocio se vio muy afectado, como todos los ubicados en el sector”, indicó un trabajador de la joyería Borinquén en la misma calle, que prefirió no identificarse. Sin embargo, aseguró que lo perdido no será recuperado a través de ningún fondo porque no fueron pérdidas materiales. Lo único que espera es volver a tener clientela.