Atlético líder, Barcelona pierde a Valdés

Real Madrid cae en Sevilla y ahora es el tercero tras Barcelona y el Atlético
Atlético líder, Barcelona pierde a Valdés
El dramático instante en que Victor Valdes es atendido en una camilla, luego de lesionarse de gravedad ante el Celta. El arqueró culé se perderá el Mundial.
Foto: getty images

Madrid/efe — Diego Costa sostuvo el liderato del Atlético de Madrid al darle la victoria ante el Granada (1-0), el brasileño Neymar logró un doblete en el triunfo del Barcelona sobre el Celta (3-0) y el Real Madrid sufrió un doloroso tropiezo en Sevilla merced a un doblete del colombiano Carlos Bacca (2-1).

Jornada propicia, por lo tanto, para el Atlético y el Barcelona, si bien para este tuvo el lado negativo de la grave lesión que sufrió el portero internacional Víctor Valdés, que probablemente se perderá incluso el Mundial de Brasil al padecer una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha.

El Atlético manda ahora en la tabla en solitario con 73 puntos, uno más que el Barcelona y el Real Madrid, que encajó su segunda derrota seguida tras el clásico, se queda a tres de su ‘vecino’ y a merced de sus dos rivales.

No lo tuvo nada fácil el Atlético ante el Granada, pero encontró a los 63 minutos una de sus acciones favoritas, un saque de esquina, para acabar con la resistencia de un buen Granada. Diego Costa de nuevo fue letal.

El Barcelona había ganado anteriormente con claridad al Celta. Era el regreso de Luis Enrique Martínez al Camp Nou y el conjunto vigués, como se preveía, volvió a perder en un feudo donde nunca ha ganado.

Neymar, prácticamente a puerta vacía tras un centro del chileno Alexis Sánchez, abrió la cuenta muy pronto (m.6), y la cerró en la segunda parte (m.67).

Entre medias anotó el argentino Leo Messi (m.30) y se produjo la grave lesión de Valdés (m.21), toda una acción desgraciada para el internacional, cuya rodilla cedió en un apoyo al detener un disparo rival. El meta había anunciado que dejaría al final de temporada el club de su vida y hoy podría haber jugado sus últimos minutos.

El Real Madrid se reencontró con viejos fantasmas en el Ramón Sánchez Pizjuán ante un Sevilla que enlazó su sexta victoria consecutiva y sigue dispuesto a luchar por entrar en la Liga de Campeones.

No le valió ni siquiera adelantarse en el marcador con un afortunado tanto de Cristiano Ronaldo (m.14), cuyo lanzamiento de falta rozó en la barrera y despistó al meta Beto.

Un contragolpe culminado por Bacca cinco minutos más tarde devolvió el equilibrio al marcador y los nervios al conjunto del italiano Carlo Ancelotti.

Dominó todo el encuentro ante un Sevilla encerrado, pero no tuvo claridad ni acierto para superar la resistencia en contención de los de Unai Emery. Incluso estos aprovecharon otro contragolpe para dar el golpe de gracia por medio, otra vez, de Bacca.

Sin tiempo para lamentaciones, el Real Madrid está obligado ahora a no fallar nuevamente y a esperar a que lo hagan el Atlético y el Barcelona.

El conjunto de Diego Pablo Simeone visitará al Athletic en el nuevo San Mamés, el Barcelona al Espanyol en el derbi de la Ciudad Condal y el Real Madrid recibirá en otro duelo local al Rayo Vallecano.

Este dio otro paso más de gigante ante la salvación a costa de un cada vez más comprometido Osasuna, al que derrotó en el estadio de Vallecas por 1-0 con un gol de penalti al final del argentino Joaquín Larrivey.

Marcelo: perdón a la afición

El defensa brasileño del Real Madrid Marcelo lamentó haber encajado dos derrotas consecutivas y pidió “perdón a la afición” del Real Madrid, desencantada tras caer el domingo ante Barcelona y ayer frente al Sevilla.

“Sabíamos que al final de la temporada iba a ser difícil. Todos los partidos son finales. Tenemos que luchar y seguir luchando y pedir perdón a la afición del Real Madrid”, dijo a Canal Plus el brasileño

El margen de error es reducido ahora para el Real Madrid. “Todos los partidos son ahora finales. Nosotros sufrimos psicológicamente y es normal pero no podemos dejar de trabajar para poner al Madrid donde debe”.

Marcelo no encontró explicación a haber encajado dos derrotas después de haber estado casi una vuelta sin perder. “Es difícil hacer lo que hemos hecho con tantas victorias seguidas. Hemos perdido dos partidos claves. Ahora está todo más difícil”, reconoció.