En limbo subsidio para desamparados

NUEVA YORK — El plan del alcalde Bill de Blasio de otorgar subsidios a cientos de familias que carecen de un techo donde vivir está en peligro de no ser un hecho, por lo menos no este año.

Estos subsidios se suman a la lista de propuestas del alcalde que necesitan la autorización de la Legislatura estatal.

Como un último recurso, el Concejo Municipal aprobó una resolución de manera unánime ayer, que pide a la Legislatura estatal que la ciudad pueda usar fondos que ya recibe del estado para subsidiar el alquiler de apartamentos de alrededor de 2,000 familias desamparadas.

La acción fue tomada después que el gobernador Andrew Cuomo rechazara la solicitud presentada por funcionarios municipales para financiar la iniciativa. Cuomo declaró el martes que la propuesta llegó muy tarde para ser incluida en el presupuesto que se aprobará la semana entrante.

Respondiendo a preguntas de los medios, De Blasio admitió el martes que hubo “problemas de comunicación” entre la Alcaldía y Albany sobre su solicitud, pero insistió en que hubo varias conversaciones al respecto, inclusive públicamente.

La iniciativa es una de las principales promesas de campaña del alcalde Bill de Blasio para reducir el número de desamparados en la ciudad, que son en su mayoría afroamericanos e hispanos.

El concejal Stephen Levin, presidente de la comisión de bienestar social explicó que no se está pidiendo más dinero sino que se remueva las restricciones que la Legislatura impone en el uso del dinero que ya otorga para reducir el número de familias desamparadas.

La presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito evadió señalar a culpables si la ciudad no logra obtener el dinero que necesita, y sólo se limitó decir en conferencia de prensa ayer que en ese caso, “nos tocará trabajar con lo que tenemos”.

El plan de subsidios, conocido como “Advantage”, fue creado por el exalcalde Michael Bloomberg y era mayormente financiado con fondos del Estado. Este fue eliminado en 2011, después que el estado recortara esos fondos.

Desde entonces, activistas argumentan que el número de personas sin hogar ha ido en ascenso. Actualmente, unas 52,000 personas pasan la noche en albergues de la ciudad, la mitad de éstos son niños.