Gorila Imani y su hija desafían a la muerte en San Diego (video)

Para estar juntas tuvieron que pasar 12 días, en lo que ambas superaban complicaciones de salud
Gorila Imani y su hija desafían a la muerte en San Diego (video)
Foto: YouTube

Imani y su bebé parecían destinadas a sufrir una tragedia: Hace 12 días, la gorila de 18 años tuvo que ser sometida a una cesárea por complicaciones durante su primer parto y luego su pequeña fue operada de emergencia porque uno de sus pulmones colapsó. Sin embargo, ambas demostraron ser grandes luchadoras y finalmente ya están juntas en el Zoológico de San Diego.

El encuentro entre madre e hija fue posible este lunes, informaron funcionarios del zoológico, quienes incluso compartieron con todos el video de esa primera vez, que algunos comentan fue tan emotiva como si se tratara de una entre seres humanos.

Imani estuvo 12 días sin poder acercarse a su hija porque el pasado 12 de marzo, al ponerse de parto, presentó complicaciones. Cuando su salud se veía comprometida, los veterinarios que la atendían tuvieron que recurrir al auxilio de los especialistas de la unidad neonatal del Centro Médico de la Universidad de California para realizar una cesárea, proceso que nunca antes habían ejecutado en el zoológico.

Finalmente, la pequeña criatura llegó al mundo con bien, pesando 4.6 libras (poco más de 2 kilos). Su madre Imani fue recluida para monitorear su recuperación.

La bebé quedó en manos del cuerpo de veterinarios del Zoológico de San Diego, que se dedicaron a cuidarla y consentirla en lo su madre podía estar en condiciones de recibirla. Sin embargo, en el proceso, la pequeña -aún sin nombre- comenzó a presentar problemas respiratorios que, al ser examinados, desvelaron el colapso de uno de sus pulmones.

La semana pasada, la bebé fue sometida a un tratamiento quirúrgico -en el cual participaron un médico y un anestesiólogo de humanos- y se le corrigió la falla respiratoria. Cuando se sintió mejor, comenzó a agarrar sola la botella con fórmula de bebé para alimentarse mientras apretaba peluches que le regalaron.

Pero esos días quedaron atrás, pues desde el lunes, cuando su recuperada madre Imani la agarró y la cargó, la bebé se pegó a sus pechos y comenzó a ingerir leche “de la casa”. Una historia con final feliz, directamente desde el mundo animal.