Pandillero entre más buscados del FBI

Pandillero entre  más buscados del FBI
Juan Elías García, presunto miembro de la Mara Salvatrucha (MS-13).
Foto: EDLPGLORIA MEDINA

Nueva York — La crueldad de Juan Elías García, presunto miembro de la pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), al matar a quemarropa a su compañera sentimental y a su pequeño hijo hace cuatro años, fue la razón para que su nombre entrara ayer en la lista de los 10 más buscados por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI).

“Esperamos que García haga lo correcto para quitar su nombre de la lista, que se entregue”, dijo George Venizelos, subdirector del FBI en Nueva York, acerca del salvadoreño. “Es lo mínimo que puede hacer por todo el dolor que le causó a sus víctimas y las familias que han sufrido por mucho tiempo por el asesinato de sus seres queridos”.

Según el informe de la agencia federal, García (21), también conocido como ‘Cruzito’, participó en el asesinato estilo ejecución de Vanessa Argueta (19) y su hijo de dos años Diego Torres en Central Islip, Long Island.

El despiadado hecho ocurrió el 4 de febrero de 2010 cuando el fugitivo invitó a cenar a Argueta, quien llevó a su hijo. Con la ayuda de dos secuaces, García los llevó a un área boscosa y le dispararon a la mujer dos veces, una en la cabeza y otra en el pecho, según detalló Venizelos.

Al escuchar el estruendo de los tiros, el niño se asustó y empezó a llorar, por lo que le dispararon una vez, tirándolo al piso. El menor se levantó y, asustado, corrió hacia García, a quien conocía, y se aferró a sus piernas para que lo defendiera. El pandillero, que entonces tenía 17 años, le disparó en la cabeza con una pistola calibre .22, matándolo.

Según explicó Venizelos, la razón del crimen fue que miembros de la pandilla Calle 18 y los Latin Kings amenazaron a García después de que la pareja se había separado.

Los dos coautores del crimen, los miembros de la MS-13 Adalberto Ariel Guzmán y René Méndez Mejía, fueron detenidos, así como su líder, Heriberto Martínez, quien les dio el permiso a que tomaran represalias. Hoy, sólo García permanece prófugo.

Mejía se declaró culpable, mientras que Guzmán fue declarado culpable por un jurado. Ambos están a la espera de sentencia. Por su parte, Martínez ha sido condenado a tres términos de vida en prisión —más de 60 años—.

García, quien habla inglés y español, tiene vínculos con El Salvador, Nicaragua, Honduras, Guatemala y Panamá. Mide 5’4″de altura y pesa 125 libras; tiene el pelo negro y los ojos marrones.

Según Venizelos, en 2011 el FBI se enteró que García trabajaba en una tienda de ropa en Honduras, por lo que se cree que todavía está en algún país de Centroamérica.

El FBI ofrece una recompensa de $100,000 por cualquier información que conlleve al arresto de García, quien es considerado armado y peligroso.

García se convirtió en la persona número 501 incluida en la lista del FBI de ‘Los Diez Prófugos Más Buscados’, la cual fue creada en marzo del 1950. En la actualidad, seis de los 10 miembros de la lista son latinos.