Nacionales le amargan fiesta a los Mets

Ganaban y lucían bien, pero Washington les arrebató el triunfo en extra innings

Nacionales le  amargan fiesta a los Mets
Anthony Rendón fue el verdugo de los Mets, al remolcar cuatro de las nueve carreras con que los Nacionales se llevaron el triunfo 9-7.
Foto: getty images

Nueva York — El tren de la línea siete salió del subterráneo y se abrió paso en la fría primavera en ruta hacia la inauguración de la temporada 2014 en Citi Field.

Estación tras estación, sus vagones se iban llenando con personas arropadas con los colores azul y naranja. No importaba que fueran completos desconocidos. Se saludaban al reconocerse como hermanos de la misma legión.

No importó el frío. No importaron las cinco temporadas consecutivas con marca perdedora. No importó que el equipo esté rodeado de interrogantes y presagios sombríos. La causa de los Mets logró la segunda mejor entrada en la historia de su moderno estadio.

La gente estaba lista para celebrar la llegada de una nueva campaña. El encargado del realizar el primer lanzamiento fue el alcalde Bill de Blasio que se acompañó de niños del programa East Harlem Tutorial que fueron afectados por las explosiones que derrumbaron dos edificios en ese sector de la ciudad el 12 de marzo.

Eso no tocó el corazón de la tribuna que abucheó al nuevo mandatario de la ciudad cuando saltó al terreno de juego. De Blasio, un seguidor de los Medias Rojas de Boston, se portó a la altura, saludó a la gente, calentó brevemente su brazo derecho y mandó la pelota al guante del receptor Travis d’Arnaud.

En medio de todo esto, se rindió un homenaje para dedicarle la temporada a Ralph Kiner, quien fuera la voz de los Mets desde el inicio del equipo en 1962 hasta su muerte en febrero de este año.

Para recordarlo se dibujó un logotipo en la grama detrás del home. El diseño presenta a un círculo que contiene un micrófono en el centro con el nombre Ralph Kiner arriba y abajo los años de su nacimiento y su muerte.

La fiesta, sin embargo, estaba en la tribuna, donde el ambiente era ameno y animado, como si se tratara de una gran entre miembros de una gran familia.

“Yo soy de Mets gracias a mis tíos que me enseñaron a seguir a este equipo. Ellos me ponían ropa de los Mets cuando yo apenas tenía cuatro años. Era 1986 y esos eran otros Mets, pero yo soy fiel a mi equipo”, indicó David Altamirano.

En otros casos, estar en el primer partido de la temporada es una tradición familiar que debe continuarse y heredarse.

“He venido los últimos 10 años a ver el inicio de la temporada, y desde hace tres traigo a mi hijo Lukas. Yo quiero pasarle esa tradición a él, que apenas tiene cuatro años, porque quiero que vea que es algo bonito cuando llega la temporada de pelota”, comentó Marcos Caso, residente de Corona.

Pese a que los Mets no han ganado un título en mucho tiempo, familias separadas por las fronteras se reunieron para festejar la llegada de la temporada de pelota, la primavera y las costillas al barbecue.

“Vinimos desde Colombia para estar en el Opening Day porque siempre habíamos querido estar en un momento como este con nuestro equipo”, aseguró Héctor Ballesteros, mientras comía una costilla a la barbacoa. “No importa cómo vaya el equipo, aquí lo que se disfruta es el ambiente, la comida y la familia”.

Los Mets inauguraron la campaña con una dolorosa derrota 9-7 ante los Nacionales de Washington en el juego inaugural de la temporada en el Citi Field ante 42,442 personas.

En un juego de alcances y volteretas, bastó un cuadrangular de tres carreras del antesalista Anthony Rendón en la décima entrada para apagar las gargantas que a pesar del frío no dejaban de apoyar a sus Mets.

David Wright trató de salvar el barco cuando ya colgaban dos outs en contra de su equipo. El Capitán pegó su primer cuadrangular de la temporada, su tercer imparable del partido, impulsando dos carreras y acercando a los Mets 9-7.

Pero ya no hubo más.

Un turno después vino Curtis Granderson quien tuvo una tarde para el olvido. Se fue 0-5 con tres ponches, incluyendo el que selló la victoria para los de la capital.

La victoria fue para Aaron Barrett, mientras que Jeurys Familia cargó con la derrota.

La fiesta arrancó bien para los de casa que temprano se pusieron arriba en la pizarra al anotar tres carreras en la primera entrada. Washington respondió en la segunda con dos carreras que fueron contrarrestadas con una mas de los Sorprendentes. Hasta ahí, el marcador era 4-2.

En la séptima, Washington empató el partido con dos carreras más, pero una entrada más tarde los Mets volvieron a adelantarse. Pero en la novena, los Nacionales volvieron a empatar el partido para enviarlo a extra innings.

Por los de casa, Eric Young, Juan Lagares y David Wright conectaron jonrones. La visita respondió con dos vuelacercas que salieron de los leños de Adam LaRoche y Anthony Rendón.

La serie tomará una pausa hoy y se reanudará el miércoles cuando ambos equipos salten al terreno de juego a las 7:10 p.m.