Ola lo desaparece en medio de bautismo evangélico

Autoridades no logran rescatar al hombre, que según testigos fue arrastrado por el mar

Autoridades no logran rescatar a Benito Flores, desaparecido este domingo durante un bautismo evangélico.
Autoridades no logran rescatar a Benito Flores, desaparecido este domingo durante un bautismo evangélico.
Foto: YouTube

Los Angeles – Las autoridades no han podido rescatar a Benito Flores, el asistente de un pastor evangélico que este domingo desapareció tras la llegada de una gran ola durante una ceremonia de bautismo en California.

Flores, de 43 años y asistente del pastor Mauricio Cervantes, de la iglesia La Luz de Cristo, fue arrastrado por la enorme ola cuando la congregación evangélica celebraba un ritual de bautismo en el océano a 25 participantes, en su mayoría de origen hispano.

La ceremonia se efectuaba en el parque costero Rancho Guadalupe Dunes Preserve, al norte del condado de Santa Barbara en el centro de California. La reserva, justo al sur de la ciudad de Guadalupe, tiene dunas de arena que se elevan 550 metros de altura, lo más alto en la costa oeste y las autoridades advierten a surfistas que el lugar puede ser “muy peligroso”.

En declaraciones a las autoridades, el pastor Cervantes dijo que bautizaba a un hombre de unos 20 años y era asistido por su primo Benito Flores, cuando “una gran ola vino y se lo llevó y luego vino otra segunda más grande y no lo pudimos ubicar”.

Diondray Wiley, del Departamento de Bomberos del Condado de Santa Barbara, señaló que según testigos Flores no pudo nadar y regresar a la orilla de la playa.

Wiley manifestó que la búsqueda de Flores ha sido infructuosa y que se mantuvo hasta altas horas de la noche del domingo. Este lunes, la Guardia Costera estadounidense en el condado de Santa Bárbara y los departamentos de bomberos de Vandenberg y Santa María han estado buscando al hombre sin éxito.

La iglesia, ubicada en la ciudad de Santa María, realiza bautismos similares dos o tres veces al año, explicó Cervantes. En el incidente del domingo, las enormes olas arrastraron a tres personas, de las cuales dos pudieron regresar a la orilla del mar.