Vuelven los polémicos exámenes

Vuelven los polémicos exámenes
Buscan evaluar cómo se están adaptando los estudiantes a los nuevos estándares de enseñanza Common Core, que han sido adoptados en Nueva York.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — Por segundo año, miles de estudiantes de todo el estado se enfrentan a partir de hoy a los exigentes y polémicos nuevos exámenes sujetos a los estándares Common Core, que no tendrán sin embargo apenas consecuencias para el futuro educativo de los alumnos.

Con el objetivo de minimizar la ansiedad que producen estos tests, los legisladores estatales incluyeron una provisión en el presupuesto para asegurar que los resultados no determinen en ningún caso si un estudiante pasa o no de grado.

Los alumnos de entre tercer y octavo grado tomarán primero los exámenes de lenguaje en inglés de hoy hasta el jueves, y a partir del 30 de abril tomarán los de matemáticas. El año pasado los tests se tomaban con una sola semana de diferencia, pero este año se ha decidido dejar un espacio de tres semanas, incluida una de vacaciones, para hacer la vida más fácil a los alumnos.

Estos exámenes buscan evaluar cómo se están adaptando los estudiantes a los nuevos estándares de enseñanza Common Core, que han sido adoptados en Nueva York y en la mayoría de los estados del país.

Los nuevos estándares, considerablemente más exigentes que los anteriores, tienen el objetivo de asegurarse de que los estudiantes que se gradúan en la escuela están realmente preparados para la universidad y para su carrera profesional.

Los resultados del año pasado evidenciaron que solo el 31% de los estudiantes cumplían con el nivel pretendido en inglés y matemáticas, lo que hace dudar a expertos sobre la validez de estos exámenes.

“Estos espantosos resultados hacen un gran daño sicológico a nuestros estudiantes, especialmente a los que son inmigrantes y aún están perfeccionando su inglés”, dijo Elba Montalvo, fundadora y presidenta del Comité de Familias Hispanas. “El año pasado ni las escuelas ni los profesores estaban preparados para enseñar de acuerdo a estos nuevos estándares, y este año no he visto que haya cambiado mucho la situación”.

El Departamento Estatal de Educación insiste sin embargo en que ningún estudiante realmente suspende en los exámenes, porque las notas son puramente orientativas. Los estudiantes son calificados en una escala de 1-4, y sólo los que reciben un 3 o un 4 se considera cumplen con los estándares requeridos en la materia.

“El nivel 2 no indica suspenso”, declaró el subcomisionado de educación Ken Wagner. “Sólo demuestra que un estudiante tiene un nivel de perfeccionamiento parcial de una materia”.

A los exámenes también se les critica porque sus resultados no se publican hasta septiembre y ofrecen menos detalles que los anteriores sobre las fortalezas y debilidades de los alumnos.

Plataformas de padres en internet como New York State Allies for Public Education (www.nysape.org) y Stop Common Core NY (www.stopcommoncoreny.com) están haciendo un llamado al boicot de los exámenes porque dicen tienen efectos prejudiciales en sus hijos.

El estado no puede tomar represalias de ningún tipo hacia los estudiantes que no toman los exámenes por decisión de sus padres, pero el Departamento de Educación enfatiza que necesita los resultados para tener referencias claras del progreso de escuelas, maestros y alumnos.

Dale click a la estrella de Google News y síguenos