Defensa de expolicía busca sacarlo de aislamiento en Rikers Island

El juicio contra José Ramos por tráfico de drogas y otros cargos inicia el 5 de mayo

Defensa de expolicía busca sacarlo de aislamiento en Rikers Island
Desde el 2012, el exagente José Ramos se encuentra bajo confinamiento en solitario 23 horas diarias.
Foto: EDLP / Humberto Arellano

NUEVA YORK – El juicio contra el expolicía José Ramos fue fijado ayer para el 5 de mayo como única posibilidad de la defensa de poner fin a las penosas condiciones en que se encuentra su cliente: confinamiento en solitario 23 horas diarias desde el 2012.

“Puedo notar cómo se está deteriorando mi cliente”, indicó Matthew J. Kluger al juez Steven Barrett. Tanto el juez como el fiscal Omer Wiczyk indicaron que es el Departamento de Instituciones Penitenciarias (DOC) el que decide las condiciones de los presos y que ellos ya habían hecho todas las peticiones posibles.

A la salida de la corte, Kluger manifestó que si bien el juez había autorizado que se le permitieran visitas de miembros de la familia “cuando éstos llegan a Rikers Island no los dejan ver”.

Ramos (46) fue acusado, el 28 octubre del 2011, de transporte de heroína, robo de dinero a los narcotraficantes, comisión de un atraco estando de servicio y revelar la identidad de un informante policial, entre otros cargos.

La acusación fue el resultado de una investigación tras una denuncia anónima, en el 2008, contra él. A través de las grabaciones telefónicas que se le hicieron se descubrieron además múltiples delitos que además implicaban a otros policías.

El más escandaloso fue la práctica organizada de destruir multas de tránsito que deberían haber sido pagadas por familiares, amigos y colegas de los uniformados. Ramos conspiró también, desde la cárcel, en el 2011 y 2012 para eliminar a un testigo clave.

“Sin él no hay caso, le necesitan”, dijo a su esposa, Wanda Abreu, en una de las conversaciones grabadas por el Departamento de Prisiones en Rikers Island. Abreu debía contratar a una persona para llevar a cabo el crimen y su única preocupación fue “cuánto iba a costar”, según indica el pliego de cargos.

Abreu (41) también fue encarcelada y su próxima comparecencia será el 20 junio.