¿Las propinas desaparecerán en NYC?

Restaurantes que pagan salarios por encima del mínimo federal ya no admiten esa gratificación

NUEVA YORK — ¿Es posible que las propinas desaparezcan como forma fundamental de compensación?

El exclusivo restaurante Sushi Yasuda de Nueva York eliminó hace tiempo las propinas diciendo que sus trabajadores, siguiendo la costumbre japonesa, son totalmente compensados con su salario. Es algo que también hacen Noodles & Co. que pagan salarios por encima del mínimo federal. Otros restaurantes cobran una comisión de servicio para aumentar la paga a sus empleados y acabar con las propinas.

El mínimo federal para empleados que cobran gratificaciones —que los clientes no tienen obligación de dejar— es $2.13 la hora. Muy por debajo del salario mínimo general de $7.25, pero en la mayoría de los estados es más elevado. En California, es $8 la hora y en NY, $5.

Algunos meseros estarían de acuerdo, con matices, en que las propinas dejarán de ser parte fundamental de sus ingresos. Carla, una puertorriqueña que lleva tres años trabajando como mesera en NY, explicó que ha trabajado en negocios que asumían que todos los clientes dejaban un 20% de propina y esa era la cantidad a repartir entre todos, se hubiera recibido ese porcentaje o no.

“Y cuando se trabajan los días de nieve”, como ha ocurrido durante semanas en el duro invierno del noreste del país, “hay días que no había mucho trabajo y me he ido a casa con menos de $20 en propinas”. Carla reconoce que una noche ganó $1,000 “pero es algo muy infrecuente”. “Si me subieran el salario base no me importaría no depender tanto de esta gratificación”.

El hecho es que los clientes dejan cada vez menos propinas. Un estudio de Vouchercloud.net apunta a que la mayoría de los consumidores de restaurantes dejan menos del 20% y entre los encuestados, el 46% admite que hace cinco años era más generoso, pero ahora no tanto por cuestiones económicas.

Desde asociaciones como ROC United, que abogan por mejorar los salarios en los restaurantes, se apoya lo que ha hecho Sushi Yasuda “porque pagan un salario con el que se pueden mantener los trabajadores”, explicó María Myotta. Para este grupo, lo más importante es que el salario base de estos empleados suba. “En este momento, debido a las propinas, la industria de la restauración puede pedir a los consumidores que abonen la mayoría de los salarios de sus trabajadores”, dijo.

Desde el National Employment Law Project, Tsedeye Gebreselassie, afirmó que las propinas pueden dar lugar a agravios comparativos porque no es lo mismo un turno de mañana que otro en la noche de un viernes. “Las propinas no deben reemplazar salarios pero forman parte fundamental de la cultura del país y es difícil que haya grandes cambios”.

En que es una cuestión cultural es algo en lo que coincide con James Versocki, de la National Restaurant Association (NRA). Según los cálculos de la NRA, los empleados que cobran propinas, normalmente, ganan más que el salario mínimo general. “A nivel nacional, la media de ganancias por hora fluctúa de $16 a $22 lo que incluye propinas de $12 a $17 con un salario base de $4 a $5 pagado por el empresario.” Versocki, recuerda que ningún mesero o camarero, cobra el mínimo solo y que los empleadores sólo pueden reclamar un crédito fiscal por las gratificaciones si abonan la diferencia del salario mínimo, los $5 de NY, para elevarlo al general, $7.25 la hora, al menos.

Este experto admitió que el invierno ha sido muy duro con los meseros. “Se ha notado mucho en los restaurantes“. Versocki indicó que, a los dueños de estos comercios, les gustaría pagar más pero actualmente en un sector de “mucho volumen y bajo margen” en el que se notan más los costes que los ingresos y es difícil asumir más cambios.