Dos arrestados por contrabando de armas en NY

Nueva York — La comunidad es una de las herramientas que está usando el Departamento de Policía (NYPD) para interceptar las armas que están llegando a la Gran Manzana desde el sur del país.

Las pistas entregadas por miembros de la comunidad fue lo que llevó al arresto de Javon Burgess, más conocido como “Black” (36) y Paul Lee, conocido como “Gangsta” (24), quienes fueron instruidos de cargos ayer por delitos relacionados con la venta de 39 armas, municiones y otros artefactos de fuego en la corte criminal de Manhattan.

Burgess y Lee, quienes actuaban individualmente, trajeron las armas desde Carolina del Sur, según William Bratton, comisionado del NYPD, quien hizo el anunció de los arrestos junto al fiscal de Manhattan, Cyrus Vance.

La mayoría de estas armas incautadas fueron reportadas como robadas y el resto fueron compradas legalmente, según Bratton, quien agregó que el 60% de las armas usadas en homicidios en toda la ciudad son traídas desde el sur del país. Según las autoridades, los arrestados hacían sus ventas cerca de la entrada del zoológico de El Bronx, a plena luz del día, así como en el estacionamiento de un McDonalds y en zonas del Este de Harlem.

“La violencia armada sigue siendo un grave problema para los adolescentes de nuestra ciudad —los niños están comprando armas, los niños están utilizando armas de fuego, y los niños están muriendo por estas armas”, dijo el fiscal Vance.

Más detalladamente, la acusación señala que desde febrero hasta septiembre del 2013, Burgess vendió 26 armas y municiones a un agente encubierto en El Bronx. Entre el arsenal se encontraban algunas pistolas semiautomáticas y una Tec-9, una arma no muy común en la ciudad de Nueva York.

En el caso de Lee, el acusado vendió 13 armas entre mayo y diciembre del 2013 también a un agente encubierto, y cobraba entre $550 y $900 por cada una, en áreas del Este de Harlem y Co-op City, en El Bronx.

“Los casos de hoy son indicativos de cómo los traficantes de armas de fuego las utilizan contra los niños, miembros de la Policía y la comunidad”, declaró Bratton.

Burgess y Lee enfrentan varios cargos por venta criminal de armas, posesión criminal de armas y conspiración.

Según las cifras de NYPD, en los primeros tres meses del 2014 se han confiscado 797 armas en toda la ciudad de Nueva York.

El número de asesinatos ha disminuido en un 11.8%. Las estadísticas indican que hasta el 31 de marzo de este año se registraron 67, comparado con 76 en el 2013.

También el número de personas muertas con un arma de fuego disminuyó en un 14.89%; hasta el 31 de marzo se reportaron 47 en el 2013, comparado con 40 durante el mismo periodo de tiempo en el 2014.