Se hunden las esperanzas de los Knicks

Sufren segunda derrota en fila y quedan mal parados de cara al final de la temporada
Se hunden las esperanzas de los Knicks
J.R. Smith fue el único que sacó la cara por los Knicks al encestar 10 triples en la derrota ante el Heat de Miami por marcador de 102-91.
Foto: Getty Images

Nueva York — Cuando más les urgía una victoria, a los Knicks les llegó la derrota que menos necesitaban.

Con la esperanza de llegar a playoffs pendiendo de un hilo, el equipo del Madison Square Garden se desmoronó en Miami y ligó su segunda derrota consecutiva al caer 102-91 justo cuando se aprieta la carrera por la octava siembra en los playoffs de la Conferencia Este.

Este partido era una oportunidad de oro para ganar terreno en la contienda que mantienen por ese puesto con los Hawks de Atlanta y al mismo tiempo medir al equipo ante un sinodal como el bicampeón Heat, encabezado por LeBron James.

Y aunque la prueba se iba superando en la primera mitad, los Knicks se fueron al descanso con el marcador a su favor 50-48, en el tercer periodo se desmoronó el esfuerzo cuando apenas anotaron 14 puntos contra 25 de Miami.

El Heat pelea cerradamente con los Pacers de Indiana por ganar en el primer puesto del Este.

Y el ‘Rey’ LeBron salió a hacer todo lo posible para hacer que eso se haga realidad, encestando 38 puntos y enviando el mensaje de que su equipo está ya mentalizado en la postemporda.

La situación se agrava luego de ver el pobre desempeño de Carmelo Anthony quien jugó lesionado del hombro derecho, daño que sufrió en el partido contra los Nets. Aunque hubiera querido ocultar la lesión, su pobre desempeño lo habría exhibido.

‘Melo’, quien suele crecerse ante el Heat, apenas encestó cuatro de 17 tiros de campo para 13 puntos. Fue tan pobre su actuación que ni siquiera disparó al aro en todo el cuarto periodo. El que sacó la cara por el equipo fue J.R. Smith al anotar 32 puntos gracias, en parte, a 10 triples.

Al final sólo queda la sensación de que su destino escapa de sus manos y lo que están viviendo es una lenta agonía. Ahora dependen más de lo que haga Atlanta que el viernes le dio la vuelta a las cosas con una apabulladora victoria 117-98 sobre los Cavaliers de Cleveland.

Los emplumados de Georgia tienen más de una ventaja sobre los Knicks. Aunque está pendiente lo que hicieron los Hawks de Atlanta anoche ante los Pacers de Indiana, el equipo de Georgia le saca al menos un juego de ventaja.

La de males para los de Broadway es que a ellos les quedan cuatro juegos—dos contra los Raptors de Toronto, uno contra los Toros de Chicago y una visita a los Nets de Brooklyn—, mientras que Atlanta tiene seis juegos pendientes en su calendario.

Si por cualquier situación se diera un empate en el octavo puesto, Atlanta tiene ventaja sobre Nueva York por contar con un mejor porcentaje de victorias contra rivales de su misma conferencia.

Los muchachos de Mike Woodson están casi fuera de los playoffs, algo que ocurriría por primera vez en los últimos cuatro años.

La única buena noticia es que los Knicks descansarán hasta el viernes, cuando comenzarán los últimos cuatro partidos de la temporada.

La mala es que para entonces cualquier sueño de llegar a la postemporada podría haberse ido volando en las garras de los Hawks.