Obama trata de cerrar la brecha salarial de las mujeres

Obama trata de cerrar la brecha  salarial  de las mujeres
El proyecto de ley "Acta para la Justicia Salarial" promueve la equidad salarial para las mujeres.
Foto: edlparchivo

Washington — Barack Obama firmará hoy dos órdenes ejecutivas para tratar de asegurar la igualdad salarial de hombres y mujeres entre los contratistas federales. Una de estas órdenes prohíbe que las empresas que contratan con la Administración tomen “represalias” contra empleados que discutan sus salarios, y la segunda les obligará a entregar informes sobre los salarios en base a raza y género.

La idea es alentar a los empleadores federales a que cumplan con las leyes contra la discriminación salarial.

Las mujeres y la desigualdad salarial que afrontan se han convertido en un arma electoral para los demócratas en 2014, mientras el Senado alista el voto de un proyecto de ley para corregir ese problema pero que, según los republicanos, sólo aumenta las trabas para las empresas.

El proyecto de ley, conocido como el “Acta para la Justicia Salarial” (“Payday Fairness Act”), será sometido a voto, posiblemente para este miércoles, y coincide con una serie de actos de los demócratas para promover la equidad salarial para las mujeres.

La medida, ya rechazada en 2009 y 2011, tiene los mismos dos objetivos de en las órdenes ejecutivas pero para la generalidad de los trabajadores.

Los republicanos señalan que si bien apoyan la equidad salarial, no consideran que ese proyecto de ley sea el más idóneo para resolver el problema.

Kirsten Kukowski, portavoz nacional del Comité Nacional Republicano (RNC, en inglés) ha dicho que el proyecto de ley ante el Senado “no ofrece justicia para las mujeres el día de pago” y, por el contrario, “reduce la flexibilidad laboral de las madres trabajadoras” y elimina la práctica del “pago meritorio con el que se premia el buen trabajo”.

Para el RNC, el país necesita soluciones centradas en la creación de empleos y la ampliación de oportunidades para las mujeres, no leyes que aumenten las trabas regulatorias para las empresas.

Los republicanos también se oponen a aumentar el salario mínimo nacional de $7.25 a $10.10 la hora por considerar que eso aumentará los costos laborales, perjudicará a las empresas y desalentará la creación de empleos.

Obama firmará las dos órdenes ejecutivas para mejorar la transparencia en los salarios, el propio día que los activistas han bautizado como el “Día de la Igualdad de Pago”. Es la fecha en el calendario que marca cuánto tiempo extra ha de trabajar en promedio una mujer en EE.UU. para igualar el salario de un hombre en el año anterior.

Con respecto a las órdenes que hoy firmará Obama, pocos expertos creen que surtan efecto si no contienen consecuencias por la discriminación.

Jeffrey Buchanan, analista del grupo Oxfam America, cree que las medidas son un buen comienzo pero, sin el apoyo del Congreso, “es como pelear con un brazo atado: bien intencionado pero con limitaciones”.

“El Congreso tiene una oportunidad de oro para cerrar esta brecha salarial, especialmente para las minorías, a través de una agenda que incluya el combate a la discriminación laboral, un aumento al salario mínimo y más acceso a días de enfermedad y licencia para asuntos familiares”, observó.

Para los demócratas, la desigualdad salarial podría motivar a las mujeres a acudir a las urnas el 4 de noviembre cuando se renovará la Cámara de Representantes y un tercio del Senado.

Lea el editorial en pag. 14