Piden frenar violaciones en universidades

Piden  frenar violaciones en universidades
Las estudiantes Emma Sulkowicz y Zoe Ridolfi-Starr se unieron a la senadora Kristen Gillibrand para exigir más recursos en la lucha en centros universitarios.
Foto: EDLPMARIELA LOMBARD

NUEVA YORK — Las agencias federales que lidian con casos de violaciones en universidades no cuentan con los suficientes fondos o personal para llevar a cabo las investigaciones necesarias y garantizar el cumplimiento de la ley, según la senadora Kirsten Gillibrand y otros 11 senadores que han firmado una carta para reclamar más recursos.

Ante la falta de supervisión federal, las víctimas de violación en las universidades no siempre ven sus casos resueltos, aún cuando toman la determinación de presentar la denuncia en la oficina que se encarga de ellos.

“Mi violador todavía sigue en la universidad, aunque yo y otras dos mujeres que también fueron violadas por él lo reportamos a la oficina de protección ante conductas sexuales inapropiadas”, dijo Emma Sulkowicz (21), una estudiante de la Universidad de Columbia que fue víctima de una violación por parte de un compañero, presuntamente, hace dos años. “Cada día vivo con miedo de volver a encontrármelo”.

El 95% de los intentos de violación en los campus no son siquiera reportados por las víctimas, de acuerdo al Departamento de Justicia.

“Si un compañero se sobrepasa contigo, lo normal es que sientas temor de reportarlo por miedo o por vergüenza de que se enteren los otros y quedes etiquetada para siempre por ello”, señaló María González, una estudiante mexicana de CUNY.

El Departamento de Educación es el encargado de gestionar los casos de violaciones en los campus. El Título IX, una ley federal, obliga a las universidades a responder ante casos de violaciones y a implementar políticas para prevenirlos. Otra medida legislativa, la Jeanne Clery Act, determina también que los centros universitarios deben reportar siempre información sobre estos crímenes, si no quieren recibir fuertes multas o la retirada de ayuda financiera.

La Oficina de Derechos Civiles (OCR) del Departamento de Educación, que recibe 10,000 quejas al año, no tiene sin embargo a nadie que se ocupe específicamente de los reportes de violaciones sexuales. Y el departamento que vigila el cumplimiento de la Clery Act – Clery Compliance Team— apenas cuenta con una docena de miembros para supervisar a las 6,000 universidades de todo el país.

El resultado de esta falta de supervisión es que en los últimos tres años más del 60% de los centros universitarios no reportaron los datos de crímenes de la manera requerida por la ley, y un tercio de las universidades tampoco aplican adecuadamente las políticas de prevención ante violaciones, de acuerdo a Gillibrand.

La senadora demócrata y sus otros once compañeros de cámara, entre los que se encuentran también legisladores del Partido Republicano, piden al Comité de Apropiaciones del Senado fondos para añadir al menos el doble de miembros al Clery Compliance Team, así como personal cualificado para la investigación de violaciones en el OCR.

El presidente de la Universidad de Columbia, Lee Bollinger, envió por su parte recientemente una circular a la comunidad universitaria anunciando nuevas medidas para reducir los casos de agresiones sexuales a cero, incluyendo la creación de una nueva posición este otoño que sirva como punto de contacto con los estudiantes para lidiar con este asunto.