Combaten la trata desde Los Ángeles

CAST recibe premio nacional por su apoyo a las víctimas

WASHINGTON, D.C.— La mexicana Flor Molina y la indonesa Ima Matul estaban separadas por casi 17 mil millas de distancia pero, víctimas del tráfico de personas, ambas vinieron a EEUU con promesas laborales que nunca se cumplieron. El grupo angelino que las ayudó y las inspiró a ser activistas recibió ayer un premio presidencial por su combate a este flagelo.

La Coalición contra la Esclavitud y Tráfico de Personas (CAST), una organización sin fines de lucro de Los Ángeles que durante más de 15 años ha ayudado a víctimas de la trata, fue galardonada por combatir una industria criminal que mueve unos 32 mil millones de dólares al año y arrastra a unas 30 millones de personas en el mundo.

El secretario de Estado, John Kerry, entregó la medalla a representantes de CAST al inicio de una reunión anual para analizar este problema.

“CAST merece este reconocimiento. Vine de Indonesia en 1997 a los 17 años, estuve en un hogar donde me abusaron físicamente, trabajaba a diario hasta la medianoche a veces, haciendo de todo y ganando poco. CAST me ayudó y ahora yo ayudo a otras sobrevivientes”, dijo Matul, empleada como organizadora de programas de CAST.

Molina, una costurera de Puebla, que no pudo viajar a Washington, pero también colabora con los programas de CAST, trabajó día y noche en un taller de ropa en el condado de Los Ángeles, para pagar su viaje a EEUU en 2001. A todo reclamo, la mujer que la llevó a EEUU le replicaba que, por ser indocumentada, “los perros tienen más derechos” que ella en este país.

Ahora Molina y Matul son ejemplo de cómo, según la directora ejecutiva de CAST, Kay Buck, los propios sobrevivientes pueden informar las políticas de rehabilitación de las víctimas.

EEUU es fuente y país de tránsito o destino de estas víctimas. México, Tailandia, las Filipinas, Honduras, Indonesia y Guatemala encabezaron la lista de países de origen en 2012, según el Departamento de Estado.

Los Ángeles es uno de los principales destinos para el tráfico de personas en Estados Unidos debido en parte su diversidad étnica y su ubicación neurálgica para el comercio internacional.

Este año, CAST es la única organización que recibió el Premio Presidencial por Esfuerzos Extraordinarios para Combatir el Tráfico de Personas.