M4 Convertible, el M que faltaba

La primera aparición en público de este deportivo alemán será en la próxima edición del Salón Internacional de Nueva York.
M4 Convertible, el M que faltaba
Estética, dinamismo y comodidad.
Foto: conduciendo.com

Así como el M4 Coupé reemplazó al exitoso y vanagloriado M3 Coupé, BMW continúa en la misma línea y ocupa el lugar que dejó bacante el M3 Cabrio con el flamante M4 Convertible, un roadster que a las cualidades estéticas y atractivas de un descapotable convencional le añade una mecánica más poderosa y varios elementos deportivos que potencian su apariencia.

Debajo del capó este ejemplar alemán lleva el nuevo propulsor de seis cilindros en línea con tecnología BMW M TwinPower Turbo de 2,979 cc que es capaz de generar una potencia de 431 caballos y un par máximo de 550 Nm. De serie dispone de una transmisión manual de seis velocidades, aunque opcionalmente puede equipar una transmisión M DKG de siete marchas y doble embrague que puede ser accionada mediante las levas que se encuentran en el volante. Su paso de 0 a 100 km/h se produce en apenas 4.4 segundos.

Más allá de que su estructura y chasis están constituidos por varias piezas de aluminio y diversos materiales ligeros, la existencia de un techo metálico retráctil en 3 partes hace que este vehículo sea más pesado (225 kg más) que la variante coupé. De todas maneras, BMW aclara que con cambio manual el consumo medio homologado es de 9,1 l/100 km, mientras que con cambio M DCT el consumo medio es de 8,7 l/100 km.

Fiel a la familia M, el M4 Convertible ostenta las bien marcadas y características líneas del capó, espejos retrovisores exteriores de doble soporte, prolongados guardabarros delanteros y posteriores, llantas de aleación de 18 pulgadas (u, opcionalmente, de 19 pulgadas), tomas de aire a los costados y salida de escape de dos tubos dobles. Además de los frenos M de serie de material compuesto, es posible elegir los frenos M carbono-cerámicos que se combinan con cálipers que resaltan por su color dorado, por lo que no sólo se mejora la visual, sino que se logra un mayor rendimiento.

Dentro de la cabina el espíritu deportivo se mantiene vigente a través de los materiales de alta calidad y de las terminaciones con detalles M. La capota metálica abatible de tres segmentos está completamente revestida, por lo que los pasajeros están aislados de los ruidos molestos y de las bajas temperaturas. Simplemente pulsando un botón, el techo puede abrirse en aproximadamente 20 segundos, acto que también puede ejercerse cuando el vehículo está en movimiento a una velocidad de hasta 18 km/h. Si el toldo está abierto, el volumen de la cajuela es de 220 litros, mientras que si está cerrado se dispone de un volumen de 370 litros. Al igual que un coupé, la ausencia del parante B entrega mayor libertad.

El BMW M4 Convertible tiene un equipamiento tecnológico, de confort y de seguridad de serie muy completo, pero están a la venta numerosos equipos opcionales para adecuar la estética, el dinamismo y la comodidad según el gusto del cliente.

La próxima edición del Salón Internacional de Nueva York -inicia el 18 de abril- será el escenario en donde aparecerá en público por primera vez. La fecha de su arribo a los diferentes mercados y sus valores aún no fueron confirmados.