México cancela presentaciones de cantante de narcocorridos

Las autoridades de los estados mexicanos de Puebla y Morelos cancelaron las presentaciones en las ferias de primavera del cantante de narcocorridos "Komander"
México cancela presentaciones de cantante de narcocorridos
El controvertido cantante lamentó las cancelaciones de sus presentaciones.
Foto: Archivo

México.- El cantante de “narcocorridos”, Alfredo Ríos “El Komander” guardó los chalecos antibalas, los fusiles de asalto y las pistolas que usa como simulaciones de armas reales, sus letras motivadas por la marihuana y lamentó que los gobiernos de Puebla y Morelos cancelaran sus presentaciones en las ferias de primavera.

“Yo soy quien paga los platos rotos”, dijo “sacado de onda” (desconcertado) a la prensa local. “Sólo soy un contador de historias”.

Pero las autoridades no creen lo mismo. O al menos no desde que el ayuntamiento de Morelia, Michoacán, le otorgó, en días pasados, permisos para presentarse en el Pabellón Don Vasco, un centro de espectáculos propiedad de la Dirección de Patrimonio del Gobierno del estado y se armó un escándalo.

Básicamente por el cinismo de su show. Justo en el tiempo de confrontación entre la organización delictiva y las autodefensas atizadas por el gobierno federal se presentó en al auditorio vestido de militar y con la artillería al aire a lado de “Los de la A” y “Calibre 50”.

Y todos cantaron el “orgullo” que representa ser parte del cártel de Los Caballeros Templarios.

Ríos, también conocido como el “Jefe del corrido Alterado dice en su defensa que “no le gustan las armas” aunque su espectáculo las incluya. Sin embargo, aún no aclara su posición frente a las drogas o la misoginia de sus videos, donde aparece fumando marihuana a lado de mujeres semidesnudas.

Durante años, las autoridades se juegan de un lado a otro su postura sobre el tema de los narcocorridos, entre la apología de la violencia y la libertad de expresión; algunos estados han intentado prohibirlos, otros, simplemente no toman cartas en el asunto.

Quienes sí “han pagado los platos rotos” por cantar los narcocorridos han sido al menos una docena artistas. Y no sólo con la cancelación de sus shows, sino con la muerte aparentemente relacionada al mundo del crimen.

Entre ellos, Valentín Elizalde “El Gallo de Oro” quien se especuló que fue ejecutado por haber interpretado la canción “A mis enemigos”, prohibida por el cártel de Los Zetas.