Para las hispanas, el cheque más pequeño

Los hombres siguen todavía cobrando más que las mujeres en los mismos puestos de trabajo. Y de todas, las que se llevan el peor cheque a casa son las latinas
Para las hispanas, el cheque más pequeño
Aún existe la brecha salarial entre hombres y mujeres.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York.- Hace algo más de 50 años el presidente John F. Kennedy aprobó la Ley de Igualdad de Salarios (Equal Pay Act) para acabar con la discriminación salarial entre hombres y mujeres. Pese a esa y otras leyes posteriores, y mientras las mujeres han ganado en preparación profesional, hoy los hombres siguen todavía cobrando más que las mujeres en los mismos puestos de trabajo. Y de todas, las que se llevan el peor cheque a casa son las latinas.

Según los datos que maneja el Instituto de Investigación sobre Políticas para Mujeres (IWPR, en sus siglas en inglés), las hispanas tienen los ingresos medios semanales más bajos de todos, en buena medida porque los latinos, independientemente de su sexo, ganan menos. Se calcula que se embolsan $541 semanales, es decir, el 61.2% de lo que gana un hombre blanco. El porcentaje de las afroamericanas es del 68.6%.

De hecho, en trabajos de servicios, producción y transporte de materiales, y construcción y mantenimiento, las latinas tienen unos ingresos medios que se consideran de pobreza si con ellos tienen que atender a una familia de cuatro personas. Casi el 40% de las mujeres latinas se emplean en estos trabajos.

En general, el desnivel de salarios de las mujeres se ha ido reduciendo en las últimas décadas pero no solo no se ha llegado a eliminar sino que a lo largo de la vida laboral de la mujer se va ampliando, según ha constatado el Pew Research.

La American Association of University Women calcula que las mujeres ganan en EEUU el 77% de lo que ganan los hombres en el mismo trabajo. El salario medio de un varón es de $49,398 anuales. El de una mujer $37,791.

Eso si, hay lugares donde la situación es mejor. En Washington D.C. donde un buen número de personas trabajan para el estado federal y no hay la desigualdad que existe en el sector privado, las diferencias son menores.

En Nueva York y California, la desigualdad es menor que en la mayoría del país. Ahora bien, en Wyoming o Louisiana, ser trabajadora es muy duro porque las estadísticas indican que estas ganan el 64% y el 67% respectivamente de lo que cobran sus pares.

Los hombres ganan incluso más en empleos tradicionalmente considerados femeninos y donde hay una mayoría de empleos ocupados por mujeres. El IWPR ha estudiado datos oficiales y ha encontrado que en 20 de las ocupaciones en las que normalmente hay más mujeres empleadas que hombres, las mujeres seguían ganando menos dinero.

Por ejemplo, las maestras de educación elementaria que trabajan a tiempo completo ganan 91,4 centavos por cada dólar que ganan sus compaleros en esta misma actividad. La diferencia es aún mayor en el caso de las trabajadoras sociales aunque los peores casos se dan entre los que trabajan en ventas al por menor.

El problema en este caso es que además los trabajos en los que suele haber más mujeres suelen compensar con salarios más bajos por lo que “incluso trabajadoras a tiempo completo pueden quedar por debajo del umbral de la pobreza o esquivarlo con un estrecho margen”, señalan en este Instituto en el que entre otras cosas solicitan la subida del salario mínimo para todos los trabajadores.