Reverendo Al Sharpton niega ser una rata del FBI

El defensor de los derechos civiles aseguró que ayudó a la agencia federal a frenar el flujo de drogas en los barrios habitados por minorías en NYC
Reverendo Al Sharpton niega ser una rata del FBI
Sharpton desmiente la historia publicada por The Smoking Gun.
Foto: EDLP / Mariela Lombard

Nueva York – El reverendo Al Sharpton, controvertido dirigente de la defensa de los derechos civiles de la comunidad negra de Estados Unidos, negó haber sido un informante del FBI en su lucha contra la mafia neoyorquina en los años 80.

Sharpton, quien también ha recibido muchas críticas por demagogo, aseguró en una conferencia de prensa que la historia de su colaboración ya es conocida y no es tan importante como publicó el lunes el medio digital The Smoking Gun.

“No soy una rata (chivato) sino un gato (un tipo importante del barrio)”, dijo hoy Sharpton, usando la jerga urbana, para añadir que “un gato es el que persigue a las ratas“.

Las declaraciones de Sharpton, que también ha ofrecido entrevistas a varios medios locales, se producen después de que The Smoking Gun informara este lunes de que el dirigente afroamericano realizó grabaciones incriminatorias de conversaciones contra varias figuras de cuatro de las cinco grandes familias de la mafia neoyorquina.

Sharpton aseguró que ayudó al FBI (Policía federal) para frenar el flujo de drogas en los barrios habitados por minorías y para combatir el control mafioso de la industria de la música en la ciudad.

En unas declaraciones al diario Daily News, Sharpton, de 59 años, dijo que acudió a las autoridades tras recibir amenazas de muerte por sus esfuerzos por conseguir más puestos de trabajo para los afroamericanos en la industria musical.

“Si eres una víctima de amenazas, no eres un informante. Eres una víctima que intenta protegerse”, afirmó.

Sharpton también denunció que The Smoking Gun le atacó, al recordar sus buenas relaciones con el presidente estadounidense Barack Obama, para intentar dañar al jefe de la Casa Blanca.

De hecho, la organización que dirige el reverendo, National Action Network, celebra esta semana una convención en Nueva York en la que está prevista la participación del Presidente.

Según este medio digital, que citó documentos oficiales de la época, Sharpton habría sido captado por el FBI después de que un agente encubierto que se hacía pasar por un narcotraficante latinoamericano grabara una conversación con él en la que se discutía una transacción de cocaína.

Asimismo, añadió que Sharpton era el informante encubierto “CI-7” y que un micrófono que llevaba oculto en su maletín grabó numerosas conversaciones que permitieron avanzar las investigaciones de los grupos especiales del FBI, que acabaron en las condenas de varios miembros y colaboradores de la mafia, especialmente de la familia Genovese, la más importante de todas.