El Madrid no renuncia al título de Liga

Madrid/Almería/EFE — El Real Madrid pretende recuperar sensaciones perdidas en un momento decisivo de la temporada, sin Cristiano Ronaldo y con siete bajas para recibir en el Santiago Bernabéu a la UD Almería, equipo de otra Liga que no renuncia a dar la campanada, acuciados por su problemas, penúltimos de la tabla.

Con la obligación de ganar para seguir en la lucha por el título, a la espera de que puedan fallar el Atlético de Madrid y el Barcelona, y en un partido incómodo, entre un durísimo encuentro europeo y la final de Copa del Rey, el Real Madrid se presenta ante su afición con un equipo repleto de bajas importantes.

Cristiano Ronaldo seguirá en el dique seco, ahora con un problema muscular sumado a sus problemas en el tendón rotuliano de su pierna izquierda. Se perderá su tercer partido consecutivo tras no jugar en Anoeta frente a la Real Sociedad ni en Dortmund contra el Borussia, encuentro que deja expectación para ver como es recibido Carlo Ancelotti en el Bernabéu y sus jugadores.

A punto estuvo de tirar por tierra una ventaja de tres goles el Real Madrid en los cuartos de final el día que firmó el peor partido de su temporada. Tendrá que dejarlo en el olvido con un equipo de circunstancias. Sin los dos laterales derechos, Arbeloa lesionado y Carvajal sancionado, sin Xabi Alonso también baja por amonestaciones. Y con Marcelo, Sami Khedira y Jesé en enfermería.

Ancelotti dará minutos a jugadores como Nacho Fernández o Rapahel Varane de inicio. Tendrán también Casemiro, tras su reivindicación o Morata. Aunque de inicio será Asier Illarramendi el que cubra la ausencia de Xabi Alonso. Hasta cuatro canteranos ha tenido que citar el técnico madridista para completar su convocatoria. Llorente, Lucas Vázquez, Omar Mascarell y Willian José sueñan con jugar un rato ante el Almería.

El equipo de Francisco Rodríguez llega al Bernabéu (penúltimo) con el gran reto de conseguir puntos que le saquen de puestos de descenso. Están en horas bajas después de dos derrotas seguidas ante rivales directos por la permanencia (Valladolid y Osasuna) y de llevar una sola victoria en las últimas nueve jornadas.