Nueva directora administrativa de NYPD empezó desde abajo

La boricua María Otero es un ejemplo de superación para mujeres e hispanos en la fuerza
Nueva directora administrativa de NYPD empezó desde abajo
Otero indicó que siempre ha buscado hacer la diferencia dentro de NYPD.
Foto: EDLP / Gloria Medina

NUEVA YORK — La oficial María Otero es un ejemplo de superación. Después de 22 años de servicio en el Departamento de Policía de Nueva York, el pasado 28 de febrero fue ascendida a una de las posiciones más altas dentro del NYPD, como Directora Ejecutiva de Administración.

Otero, oriunda de Puerto Rico, comenzó desde abajo como Policía Administrativo Auxiliar, en junio de 1992, y con tenacidad se abrió camino entre los “finest de Nueva York”.

Para lograr sus metas, señaló que lo más importante es la educación. Otero recibió una licenciatura en Ciencias en Gestión Organizacional, un grado de asociado en Estudios Interdisciplinarios/Administración Pública y un certificado de Liderazgo y Supervisión de la Universidad St. Joseph.

¿Quien la inspiró o inspira para seguir adelante?

Desde un principio, fue mi titi Santa González. Ella es la mujer que más me influyó. Se sacrificó con su esposo para traernos a su casa y me dio la oportunidad de mostrarme que alguien creía en mí. Como mujer y como profesional, es bien importante que un ser humano sepa que es importante para alguien y que ese alguien cree en uno.

¿Cómo se inició su carrera en el NYPD?

Tuve como ejemplo a mi hermano mayor John, quien fue el primer policía de la familia y me enseñó a hacer la diferencia. Entonces me dije: ‘Tengo que ser parte de ese cambio y hacer la diferencia’, algo que siempre quise hacer y siento que lo hago dentro del departamento. El se desempeñó como Comandante de la Brigada de Delitos Informáticos antes de retirarse en 2007, y ahora enseña en un colegio.

¿Cuáles fueron sus primeros pasos dentro del NYPD?

Comencé como ayudante de Administración en el Departamento de Policía, en 2002, en el cuartel 68 en Brooklyn y fue cuando vi tanta oportunidad de otros departamentos. Como en esa época me vi que iba a estar siempre envuelta con el NYPD, decidí hacer carrera aquí y ser parte de la diferencia. Después pasé el examen de Servicio Civil y fui promovida a Policía Administrativo Auxiliar Superior, en 1999; Analista de Personal en 2000; Analista de Personal Asociada en 2002, y Analista de Personal Administrativa en 2007 (…)

¿Cómo hace la diferencia dentro del departamento?

Cuando me desempeñé como Oficial Ejecutivo de la Sección de Órdenes de Personal, administraba los traslados de personal, realicé entrevistas y ayudé a proporcionar oportunidades de carrera para los más de 50,000 miembros civiles y uniformados del departamento. Nuestra misión es buscar el bien de los miembros del NYPD, es escuchar y ser oído para ellos sin importar su titulo.

¿Cómo influye usted a otras mujeres o latinos dentro del departamento?

Estamos abriendo puertas para otras generaciones, para que suban de posición y hagan la diferencia. No importa el nivel, siempre tengo las puertas abiertas para otras mujeres que quieran hacer la diferencia, dándoles confianza para que hablen con uno. Apoyo el liderazgo de las organizaciones latinas participando en sus eventos, ya que tienen una causa y es apoyar la educación.

¿Cómo balancea su carrera profesional con su familia?

Hay que tener balance personal con Dios y con la familia para después poder desempeñarme bien en el trabajo. Paso mucho tiempo compartiendo en familia. Trato de seguir el ejemplo de mi madre y mi suegra, que han sido mujeres fuertes que han trabajado fuerte para criar a sus hijos.

¿Qué me puede decir de su familia?

Estoy casada con Will desde hace 30 años, y somos los orgullosos padres de un hijo de 9 años, Matthew.

¿Cómo es un día en su vida?

Empiezo mi día como madre y como esposa. Le doy desayuno a mi hijo y luego lo llevo a la escuela. Después sigo para el trabajo.

¿Qué consejo le daría a esos hispanos que están pensando en ingresar al NYPD, pero no están seguros?

Ahora más que nunca hay oportunidad para las mujeres y latinos; después que una persona cumple los requisitos y el deseo de servir, aquí hay oportunidades sin límites. Aquellos que no están seguros de comenzar como policías, pueden empezar como civiles y después tomar los exámenes para ser policía. Además, deben pensar que van a ser parte de algo muy grande: el NYPD.