¿Cómo quieres pagarle al Tío Sam?

Ahora que se está acercando la fecha de enviar tu informe de impuestos al gobierno, ten en cuenta mientras llenas tus planillas que existen dos formas de hacerle llegar al Servicio de Rentas Internas (IRS) tu declaración de ingresos e impuestos. Y cuando elijas la forma que más te convenga, fíjate bien en cumplir los requisitos y conocer los procedimientos. Esas dos formas son:

1. en papel (vía correo)

2. o como un archivo electrónico, conocido como e-file, por Internet.

Si es en papel, procesar tu reembolso —si acaso te corresponde recibirlo— tardará más: de cuatro a cinco semanas. Si la declaración es electrónica, el dinero estará a tu disposición en 10 días o menos.

El IRS está asociado con compañías procesadoras de declaraciones y te facilita el acceso a estas en su página de Internet: http://www.irs.gov. No es un servicio propio del IRS, sino de compañías privadas diferentes e independientes del gobierno, y muchas te ofrecen llenar el formulario gratis. Pero debes tener mucho cuidado: preparar el formulario no equivale a enviarlo o a que puedas imprimirlo. Te cobrarán una tarifa por hacerlo llegar al IRS o para que puedas imprimirlo para que lo envíes por correo.

Si prefieres que tu declaración sea electrónica, debes tener en cuenta que esta opción no se extiende a todos los contribuyentes. Es necesario que datos como la dirección, el número de Seguro Social y el nombre del declarante en los documentos que adjuntes —como el formulario W-2— coincidan con los formularios de la declaración. Si hay, por ejemplo, un error en el número de Seguro Social o en tu W-2, el IRS podría rechazarte el e-file y frenará tu reembolso.