Honran a policía muerto tras incendio

Honran a policía muerto tras incendio
El Comisionado de Policía de Nueva York, William Bratton, junto a otros uniformados, estuvo presente ayer en el velatorio del agente Dennis Guerra, realizado en la funeraria James Romanelli-Stephen.
Foto: ESPECIAL PARA EDLP VICTOR MATOS

Nueva York — Familiares y amigos darán hoy el último adiós al agente Dennis Guerra, quien murió el miércoles pasado días de después de responder a un incendio intencional en Coney Island.

Se espera que, igual que ayer, una fuerte presencia policial acompañe hoy a la misa de cuerpo presente para el puertorriqueño Guerra (38) a las 11 a.m., en la iglesia St. Rose of Lima, ubicada en el 130 Beach de la calle 84 en Rockaway Beach.

Guerra sufrió complicaciones por inhalación de humo después que acudió —junto a su compañera Rosa Rodríguez (36)— a un incendio en el piso 13 del edificio ubicado en el 2007 de la avenida alrededor de las 12:30 p.m. del domingo pasado. Guerra no reaccionó a los tratamientos médicos y murió el miércoles en el hospital Mount Sinai donde había caído en coma.

“Era un buen hombre, padre, hijo y policía”, dijo ayer una oficial hispana retirada que trabajó con Guerra en PSA 1 —el comando de vivienda en Brooklyn— y que prefirió no identificarse. La exagente estaba fuera de la funeraria James Romanelli-Stephen a donde acudieron decenas de policías en uniforme y de civil para presentar sus respetos y homenaje a su compañero de trabajo. “No hay palabras para describir cómo me siento ahora”.

Desde antes de las 2 p.m. llegaron a la funeraria los familiares de Guerra sin ofrecer comentarios a la prensa. Todos tenían un botón con la foto del agente y las palabras “En memoria de PO Dennis Guerra” y la fecha 10/28/75-4/10/14.

Poco a poco fueron entrando y saliendo de la funeraria los familiares, amistades y compañeros de trabajo, tanto en uniforme como de civil.

Entre los que entraron a dar las condolencias a la esposa e hijos, estaba el Cardenal de Nueva York, Timothy Dolan, después llegaría el Comisionado de Policía, William Bratton. Ninguno habló con los medios de comunicación.

“Sé por lo que la familia está pasando”, indicó al salir de la funeraria Jaqueline Hodge, una de las que acudió al velatorio. “Soy madre de un agente, a mi hijo lo mataron en 1998. La familia está fuerte”.

La otra víctima del siniestro, la agente Rodríguez continuaba ayer en condición crítica, pero estable, en el hospital Cornell.

“Ya está reaccionando, los doctores dicen que está aceptando bien los tratamientos. Todavía no habla, pero cuando uno le habla trata de abrir los ojos”, dijo una amiga que la conoce hace unos 20 años y con la que se ha mantenido en contacto a través del tiempo, pero quien prefirió no dar su nombre. “Los dos hijos pequeños todavía no la han visto por su condición, pero los dos mayores sí y están muy tristes por su mamá”.

Marcell Dockery (16) sigue detenido sin derecho a fianza y ahora enfrenta el cargo de asesinato en segundo grado por la muerte de Guerra.

Según su propia declaración, Dockery incendió un colchón porque estaba “aburrido” en el pasillo del piso 13 del inmueble y lo que activó las alarmas de incendio.

De ser encontrado culpable, el adolescente puede enfrentar una sentencia de hasta 25 años en prisión.