El jefe gana 331 veces más

Nueva York— Un trabajador a tiempo completo de Wal Mart que cobre el salario mínimo ha de trabajar 1,372 horas para ganar lo mismo que su presidente ejecutivo, Michel Duke, por una hora de trabajo.

En el caso de de los trabajadores de T-Mobile, 580 horas se compensan igual que una hora de su presidente John Legere.

Estos son algunos de los ejemplos presentados ayer por la central sindical AFL-CIO en su informe anual “Observación de Paga Ejecutiva” elaborada con datos de 2013. Una vez analizadas 350 empresas del índice S&P 500, las más grandes del país, los analistas concluyen que como promedio, sus máximos responsables cobran 331 veces lo que ganan sus trabajadores.

Los empleados en producción y sin atribuciones de supervisión ganaron unos $35,239 como promedio el año pasado. Los presidentes, como media fueron compensados con $11.7 millones. En el caso de Duke, este ejecutivo gana 597 veces lo que gana la media de los empleados de Wal Mart.

La distancia es más llamativa, como ilustran los ejemplos de Wal Mart y T-Mobile, en el caso de los trabajadores con salario mínimo y que han de recurrir a las ayudas del Estado como cupones de comida o Medicaid por vivir debajo del umbral de la pobreza con sus sueldos. En estos casos, un trabajador a tiempo completo ganó $15,800, es decir 774 veces menos que el responsable de su empresa.

AFL-CIO recuerda que los pagos a estos primeros ejecutivos están en la estratosfera y son los mejor retribuidos del mundo. Es algo que lleva años siendo así pero que cada vez se acusa más.

“Aunque las empresas dicen que no pueden permitirse subir salarios, las mayores compañías están ganando más por cada empleado que hace cinco años”, explica en la central sindical. “En 2013 las compañías del índice S&P 500 ganaron $41,249 por empleado, un 38% más”, calculan.

El presidente de AFL-CIO, Richard Trumka, afimaba que los líderes de estas empresas no tienen visión a largo plazo “porque quienes ganan el salario mínimo, por ejemplo, no pueden pagar los celulares de T-Mobile, o comer en Olive Garden”. “Los presidentes ejecutivos canibalizan su base de consumidores”, dice antes de concluir que es algo “injusto y malo para la economía”.

En la presentación de este informe, la central sindical renovó su petición para que se aumente el salario mínimo. De los 21.3 millones de trabajadores que lo cobran, 6.8 millones son latinos.