Solarte cumple su sueño en El Bronx

El novato comienza a forjarse un nombre con los Bombarderos
Solarte cumple su sueño en El Bronx
Solarte al lado de otra estrella de las Grandes Ligas, Big Papi, David Ortiz, quien reconoció ser su admirador.
Foto: EDLPGustavo Martínez

Nueva York — Entre los Yankees hay un pelotero venezolano que está viviendo un sueño: Yangervis Solarte.

Momentos antes de que comenzara el primer partido entre Yankees y Medias Rojas de Boston en El Bronx, David Ortiz respondía preguntas rodeado de reporteros que le disparaban de todo y él contestaba como suele hacerlo.

De pronto, el ‘Big Papi’ cortó las entrevistas de tajo, volteó hacia la banca de los Yankees y fijó su mirada en un muchacho vestido con las ‘Pinstripes’ que estaba parado viendo la práctica de bateo del Boston mientras mascaba chicle.

“¡Háblenle a ese muchachito que lo quiero saludar!” gritó Ortiz.

Ese muchachito era Solarte, el infielder novato que ha tenido un inicio de temporada deslumbrante con los Bombarderos de El Bronx.

“¡Muchaho! Te estaba viendo en la televisión anoche y me agradó bastante. Quiero decirte que no pierdas esa intensidad. Sigue así. Sigue adelante”, le dijo Ortiz a un Solarte que sólo miraba con los ojos bien abiertos al consagrado pelotero de los Red Sox.

El venezolano se despidió de él sin mucha ceremonia y corrió hacia el vestidor para la junta del equipo con el dirigente Joe Girardi.

“Esto es parte del sueño que estoy viviendo. Así que imagínate cómo me siento”, dijo el venezolano a El Diario La Prensa mientras se alejaba.

Esa es una de las innumerables experiencias que este pelotero de 26 años ha vivido en su corta estancia con la novena de El Bronx, y que reflejan lo bien que ha venido jugando en ambas facetas del juego de pelota.

Su buen rendimiento lo ha convertido en una atracción para los periodistas que llegan a entrevistarlo y casi siempre le preguntan qué significa su nombre.

“Sí, me preguntan mucho todo el tiempo. Es un nombre extraño y les da curiosidad de saberlo y yo les trato de explicar a todos los que preguntan que es la combinación del nombre de mi mamá, Yanmili, y mi papá, Gervis”, comentó.

Un jugador versátil, Solarte pega para .429, con 18 hits, dos jonrones, nueve impulsadas y nueve más anotadas. También su guante, su entrega y su dedicación lo tienen como titular en el equipo con más campeonatos en las Mayores, a pesar de que llegó como un desconocido a los entrenamientos de primavera este año.

“En un momento dado, soñaba en mi imaginación jugar con Yankees pero nunca se me pasó por la cabeza que en realidad iba a pasar”, comentó. “Ahora el sueño está hecho realidad”.

Pero el sueño por poco no se cumple. Solarte pasó ocho años en las menores, primero con los Mellizos de Minnesota y luego con los Rangers de Texas. Fueron tiempos difíciles que hicieron pensar al originario de Valencia, en el estado venezolano de Carabobo, que nunca llegaría a las Mayores.

“Pasé por muchas cosas en ligas menores, humillaciones, muchos detallitos que no quiero recordar. Y sí, por mi mente pasó que no iba a llegar pero yo decía, ‘No, no, no, vamos a seguir’. Y al yo llegar con el mejor equipo, es 10 veces la satisfacción de estar orgulloso de lo que yo puedo hacer. Dios es tan grande que me puso aquí en el mejor equipo para dejarle saber a mucha gente que no confiaba de que sí se puede, que todo es posible”, expresó.

Solarte no ha defraudado, incluso cuando le pegan duro. El domingo ante BoSox recibió un fuerte golpe en la ingle cuando corría a primera después de conectar la pelota. Cuando cayó quejándose del dolor, todos pensaban que se había lesionado gravemente. Pero no fue así; unos minutos después estaba de vuelta en el partido para seguir dando de qué hablar.

Y hablan de él afuera y adentro del equipo. Luego de un partido, el relevista César Cabral le gritó al experimentado Alfonso Soriano, “¡Ese muchacho Solarte la está pegando duro!” Soriano simplemente asintió.

Pero cuestionado al respecto, Soriano, cuyo casillero colinda con el del novato, dijo que sí le ha sorprendido gratamente su llegada.

“Yo le he dicho que siga adelante jugando como lo ha venido haciendo porque necesitamos jugadores con su intensidad”, apuntó el pelotero dominicano.

En tanto, Solarte, asegura que este corto tiempo con los Yankees lo ha hecho crecer bastante, especialmente porque tiene como maestros a jugadores con experiencia como capitán que se retira este año, Derek Jeter.

“Jeter siempre me está aconsejando. Es un ejemplo a seguir”, aseguró. “No sólo se lo voy a contar a mis hijos, sino a todo el que pueda. Les voy a decir que jugué con Derek Jeter, con Carlos Beltrán, Algonfo Soriano… Mucha gente de experiencia de la que estoy aprendiendo”.