Suben a 26 los casos de sarampión en Nueva York

Autoridades de salud confirman que 12 niños y 14 adultos tienen la enfermedad

Nueva York – El Departamento de Salud de la Ciudad de Nueva York confirmó este miércoles que ya suman 26 los casos de sarampión en la Gran Manzana. Dos nuevas infecciones fueron identificadas en el Norte de Manhattan, donde se concentra el brote de la enfermedad.

“Hemos confirmado 12 casos pediátricos y 14 casos en adultos hasta la fecha”, dijo Mary T. Bassett, comisionada del Departamento de Salud de Nueva York quien aclaró, sin embargo, que “uno de los nuevos casos no tiene relación con este brote y ha sido asociado con viajes al extranjero”.

Las autoridades de salud instan a los neoyorquinos a que se mantengan en alerta y que se aseguren de que todos los miembros de su hogar estén vacunados, principalmente los niños desde el primer año de edad.

Además, piden que si usted sospecha estar enfermo con el virus, que llame a su médico de inmediato y no acuda a una sala de emergencia, para así evitar exponer a otras personas. En caso de ir a un hospital, debe informarle al personal médico de inmediato para que tome las medidas de precaución y lo aíslen.

“Para prevenir casos adicionales, hago un llamado a todos los centros de atención de urgencia, los servicios de urgencias y clínicas para que reconozcan rápidamente los síntomas de sarampión en sus pacientes y tomen las precauciones necesarias”, exhortó Bassett.

La mayoría de los casos han sido identificados en vecindarios de Manhattan, Brooklyn y El Bronx. Las edades de los pacientes reportados van desde los tres meses hasta los 63 años.

El sarampión es un virus agudo, altamente contagioso, que se transmite fácilmente a través del aire mediante pequeñas gotas (cuando alguien tose o estornuda).

Las personas enfermas presentan fiebre, moqueo de la nariz, tos y enrojecimiento de los ojos. En el tercer o cuarto día se desarrolla una erupción en la cara, que luego se extiende al cuerpo, incluyendo las palmas de las manos y las plantas de los pies.

Uno de cada tres pacientes desarrolla complicaciones, las cuales pueden ser graves y requerirán hospitalización, especialmente en los niños. Esto incluye neumonía, inflamación cerebral, diarrea y deshidratación.

No existe un tratamiento específico para el sarampión y la única manera de prevenir la enfermedad es administrando la vacuna SPR (Sarampión, Paperas y Rubéola). Se requieren dos dosis de la misma. La primera se coloca en niños mayores de 12 meses, y la segunda entre los 4 y 6 años, antes de empezar a asistir a la escuela. Para localizar un lugar donde puede recibir la vacuna llame al número 311.

Para mayor información puede visitar: nyc.gov/health.