Demandan por detención prolongada

ACLU acusa a Inmigración de no seguir sus reglas en casos de asilo
Demandan por detención prolongada
La familia del salvadoreño Marco Antono Alfaro espera saber si este pasó su primera entrevista.
Foto: Suministrada

Las reglas internas del Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS) dicen que la decisión sobre una entrevista inicial para un caso de asilo debe ocurrir en un máximo de diez días para personas en proceso de deportación, y sin embargo, Marco Antonio Alfaro García lleva tres meses detenido y más de dos meses esperando ese dictamen. No es el único en esa situación, alega la Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU), organización que presentó ayer una demanda en un tribunal federal acusando a USCIS de no seguir sus propias reglas respecto al proceso de asilo, causando la detención prolongada de extranjeros que alegan temor de regresar al país de origen y causando trauma y dificultades en la vida de sus familiares.

Yeny Gómez lleva tres meses angustiosos esperando saber si Marco Antonio, el padre de sus tres hijos pequeños, aprobó su primera entrevista de asilo para poder seguir adelante con ese proceso y evitar su deportación a El Salvador, donde, alega, fue golpeado dos veces por policías y reportó actividades ilegales de un grupo criminal a fiscales locales.

“Ha sido bien difícil, antes que a él lo detuvieran yo estaba embarazada, tengo un recién nacido de tres meses que de hecho nació al día siguiente de su arresto porque me subió la presión y el azúcar y me tuvieron que hacer cesárea”, dijo Yeny. “El es el que mantenía la casa con su negocio de soldador y ahora me toca salir a vender pupusas a los parking”.

La demanda presentada argumenta que hay otras personas en situación similar en centros de detención de todo el país, porque USCIS no sigue sus propios reglamentos internos en este tipo de casos.

La documentación menciona de nombre, aparte de Alfaro García, a otros cuatro detenidos: Credy Madrid Calderón, hondureño; Gustavo Ortega, mexicano; Claudia Rodríguez de la Torre, mexicana, y Nancy Bardalez Serpa, peruana; todos detenidos en California y Arizona, y agrega que todos siguen sin respuesta, más de diez días después de sus entrevistas de “miedo creíble”, el primer paso en una solicitud de asilo.

“Queremos asegurarnos que el Gobierno va a seguir los reglamentos. Nuestra demanda cubre a toda la nación porque vemos que es un problema no sólo aquí en California”, dijo Carmen Iguina, una de las abogadas que maneja la demanda.

Alfaro García fue arrestado en enero de este año y acusado de manejar bajo la influencia del alcohol pero pocas horas después, sin recibir cargos penales, fue referido a las autoridades migratorias e informado de su inminente deportación bajo una orden del año 2005. Según Iguina, ese año había sido deportado, pero regresó ilegalmente en 2007 tras ser víctima de abusos policiales y posibles represalias del crimen organizado.

La pareja vivía en Pomona con las dos hijas de ambos, Katherine, de 4 años y Angie, de 3. Yeny tiene un hijo de 14 años de una anterior pareja y ahora también al bebé de 3 meses, a quien le puso Marco, como su papá. Todos los hijos de Yeny son ciudadanos y ella hace poco juramentó también su ciudadanía. La pareja no está casada, pero piensa casarse lo antes posible, dijo la abogada.

La demanda alega que la gran mayoría de los extranjeros que pasan el proceso de “miedo creíble” son personas con órdenes previas de deportación que fueron expulsados previamente pero regresaron al país luego de ser víctimas de persecución en sus países de origen.