Estimula tu creatividad y tu salud

El ejercicio y un estilo de vida sana ayudan al cerebro a mantenerse en forma y enfrentar la vida diaria de manera creativa.
Estimula tu creatividad y tu salud
Estimula tu creatividad con formas, colores, ejercicio físico y otras ideas.
Foto: Agencia Reforma

Muchas personas piensan que la creatividad sólo se aloja en las mentes de los niños, de adultos genios o de profesionistas en el diseño, el cine o las artes. También se cree que con la edad, esta capacidad desaparece de manera “automática” como si fuera una consecuencia o mala jugada de los años.

Afortunadamente no es así. El doctor Estanislao Bachrach, autor del libro Ágil Mente, Editorial Grijalbo, en su publicación comenta que a nivel cerebral, no existe ningún estudio que avale esta idea, por el contrario: lo que sí se sabe es que un individuo no deja de aprender hasta el último día de su vida y que, en todo momento, cuenta con la habilidad necesaria para tener creatividad, sólo hay que recibir estímulos que ayuden a ejercitarla.

Y señala que, para lograrlo, se puede iniciar con cosas básicas y muy sencillas. Por ejemplo, si todos los días cruzamos en mismo camino para ir a la escuela o trabajo, una buena opción es intentar ir por otro lado que no conocemos y buscar las diferentes formas de llegar. Aplicar este ejercicio en todos los ámbitos y problemas de la vida ayudará a formular una gran cantidad de ideas, y por ende de alternativas para elegir en cualquier situación en las que se requieran.

Una buena síntesis de esto es la frase del escritor estadounidense John Steinbeck: “Las ideas son como los conejos, si tienes una pareja, muy pronto tendrás una docena”. Ese es el principio elemental de la creatividad.

El cerebro, como los demás músculos del cuerpo, para estar en forma necesita tener estimulación, salud y su dosis diaria de ejercicio. Por el contrario, si no tiene estos tres elementos, se transforma en sedentario, repetitivo y perezoso.

Según el experto, a nivel físico este órgano vital gasta cierta energía para pensar y crear nuevos conceptos. Esto en muchas ocasiones es el factor que causa que las personas eviten formularse nuevos retos e ideas, pensar en algo nuevo y utilizan sólo lo que ya tienen memorizado para resolver su vida cotidiana.

“Aproximadamente una persona tiene unos 65 mil pensamientos conscientes por día, de ellos, el 95% son iguales a los que se formularon ayer y también a los que pensará mañana”, afirma.

Como una costumbre, esto impide desarrollar soluciones nuevas, disminuye notoriamente el ingenio y la capacidad de resolver correctamente dificultades que no se han vivido en el pasado. Pero, ¿Se puede llevar una vida normal sin ser creativo? Lamentablemente sí.

“El 93% de los seres humanos vive sin la más mínima intención de serlo. Esto lo hace, no por falta de interés, sino por el confort de no complicarse la vida pensando. Por el contrario, las personas que se atreven a ir más allá generalmente tienen una gran agilidad mental y una forma distinta de ver y de afrontar las cosas”, explica Estanislao Bachrach.

Existen diversos factores que ayudan a desarrollar la agilidad mental y los pensamientos creativos. Por ejemplo, crear decenas de soluciones a un solo problema ayuda a elegir correctamente.

Otra recomendación es relacionar distintas ideas. Por muy absurdo que parezca pensar, por decir algo, en la lluvia y asociarlo con un kiwi, abre infinidad de posibilidades de encontrar enfoques que no se encontrarían si sólo se pensara en un elemento y en cómo resolverlo.

Asimismo, es importante buscar un lugar en el cual fluyan las ideas, puede ser al caminar, mientras se está recostado, en el parque, etc.

  • Al ser humano se le dificulta ser creativo cuando comienza a tener interacción con las ideas racionales, esto es, cuando comienza con su vida escolar, (a partir de los 4 años).
  • El cerebro consume hasta el 20% o 25% de la energía del cuerpo.
  • Existen factores que ayudan a desarrollar la agilidad mental. Hacer ejercicio físico, resolver problemas matemáticos, jugar ajedrez, escuchar música clásica.
  • Las ideas fluyen mejor cuando el individuo se encuentra relajado.
  • El cerebro es el único órgano que no se gasta con el uso.
  • Sólo un 2% de la población es creativa de forma natural.

Pollock, Ed Harris, año 2000.

Colaboración de Fundación Teletón México

“El autoconocimiento frena la soberbia”

bojorge@teleton.org.mx