Graduaciones escolares golpean el bolsillo hispano

Los eventos pueden costarle a los padres cientos de dólares
Graduaciones escolares golpean el bolsillo hispano
Una experta en planeamiento de eventos recomendó a los graduandos buscar vestidos, zapatos y accesorios en las tiendas por departamento.
Foto: Archivo

NUEVA YORK— La graduación de escuela secundaria es una alegría para Lucía Gutiérrez (16), pero ir a la fiesta le produce una mayor ilusión. Sin embargo, no tiene los $700 que necesitaría para cubrir los costos de la celebración.

“Son muchos los gastos que hemos tenido este año”, dijo la joven de padres colombianos. En su familia, sólo trabaja su papá, y con el salario debe mantenerla a ella, a su mamá y a su hermano menor.

Este es un caso común entre muchas familias hispanas: el orgullo por la graduación de un joven a veces se torna una verdadera preocupación para los padres por los altos costos de la celebración.

María, la madre de Lucía, indicó que el dinero no les alcanza para cubrir los gastos de la graduación, el anuario ni la fiesta. La estudiante tampoco pudo ir al viaje que hicieron sus compañeros de curso.

En la misma situación se encuentra la familia España, en Brooklyn. Alejandra (17) trabaja desde hace seis meses como mesera los sábados y cuidando a una persona mayor en la semana para cubrir la inversión.

“La organización Operation Prom, me donó mi vestido, zapatos y accesorios, pero aún me faltan otras cosas”, indicó la joven originaria de Guatemala que quiere estudiar terapia musical.

Alejandra es una de las afortunadas en contar con la ayuda de la organización Community Services & Operation Prom, que en conjunto con Dominican Sundays Inc., realizó el 19 de abril una actividad para repartir vestidos, zapatos y accesorios para que chicas de bajos recursos puedan asistir a su fiesta de graduación.

Katherine Hiraldo, fundadora y presidenta de la entidad, manifestó que este evento se viene realizando desde 2009 y, en cada actividad, se reparten unos 350 vestidos, además de zapatos y accesorios, que reciben de donantes y compañías. Un 70% de las beneficiarias son latinas y el resto afroamericanas.

“Es satisfactorio hacerle realidad la noche de graduación a una joven. Es un evento de una sola vez en la vida”, expresó Hiraldo.

Clariza Méndez(46), experta en planeamiento de eventos, recomendó buscar vestidos, zapatos y accesorios en las tiendas por departamento. Además, pedir a algún conocido o familiar que les preste el vestido y demás prendas, o ir a una tienda de ropa usada como Salvation Army.

Para los varones, lo mejor es rentar la indumentaria, dijo Méndez. Lo único que tendrá que comprar es el arreglo floral.

Méndez agregó que lo más económico es que se unan dos o tres familias y dividir los gastos de la fiesta. Y para regalos, los graduados prefieren dinero en efectivo para cubrir sus gastos universitarios.