Preocupados por ‘daños’ a minorías en el presupuesto

Washington — El plan presupuestario del legislador republicano Paul Ryan, que incluye fuertes recortes sociales, tiene prácticamente labrada su tumba en el Senado, pero eso no frena las advertencias de dos legisladores de Nueva York sobre los “daños” que éste causará en las minorías.

Los legisladores demócratas por Nueva York, Nydia Velázquez y Charles Rangel, han ofrecido en los últimos días sendos informes que advierten de que el “plan Ryan”, ya aprobado por la Cámara de Representantes, pondrá en peligro la red de seguridad social de las minorías.

Rangel, en particular, reprocha que el plan recortará “centenares de millones de dólares” en inversiones para la educación, contribuirá a la pérdida de 1.1 millones de empleos tan solo en el año fiscal 2015, y protegerá, eso sí, los recortes tributarios de los ricos y las grandes corporaciones.

Para Rangel, el peligro mayor es que ese plan es una receta para que EEUU caiga en otra recesión, aún en unos momentos en que intenta fortalecer su recuperación económica.

Velázquez, por su parte, cree que el plan causará “severos daños” a los pequeños negocios. Tan solo en Nueva York, el estado perdería unos 20,000 empleos en el sector de la pequeña empresa, 8,300 de éstos en la Gran Manzana.

En vez de ser un sendero a la prosperidad, como lo ha bautizado el propio Ryan, el plan de 102 páginas es un “sendero a la pobreza”, ha argumentado Velázquez.

Ryan está en la mira de los legisladores afroamericanos por unas declaraciones que hizo en marzo pasado en las que acusó a los hombres afroamericanos “de no pensar en trabajar o aprender el valor de la cultura de trabajo”.

Ryan ha aceptado reunirse con líderes afroamericanos la próxima semana y, según observadores, tendrá que prepararse para acaloradas discusiones.