Niños intoxicados en Colorado por dulces con marihuana

En todos los casos, las golosinas habían quedado a la vista y al alcance de los menores

DENVER – La proliferación en Colorado de la marihuana recreativa empaquetada como golosinas o galletas de chocolate y el aparente descuido por parte de los adultos que compran esos paquetes habría llevado a por lo menos seis casos de niños accidentalmente intoxicados en lo que va de año, según un nuevo reporte oficial.

El informe, presentado el lunes por el Centro de Envenenamiento y Drogas de las Montañas Rocosas (RMPDC) indica que, desde que se legalizó la marihuana en este estado el pasado 1 de enero, seis menores necesitaron tratamiento médico de emergencia tras haber consumido “comestibles aparentemente inocentes” que contenían marihuana.

Al Bronstein, director médico de RMPDC, dijo que en todos los casos las “golosinas” de marihuana habían quedado a la vista y al alcance de los menores. Dos de esos, puntualizó Bronstein, debieron recuperarse en terapia intensiva.

El reporte oficial explica que la marihuana en comestibles puede ser “exponencialmente más potente” que la marihuana que se consume fumando y por eso los consumidores adultos pueden padecer de alucinaciones, dolores de estómagos, vómitos, mareos y ansiedad.

En el caso de los menores, los síntomas se agravan y pueden incluir somnolencia y serios problemas respiratorios.

El impacto de la marihuana comestible entre menores, sumado al de los 26 adultos que se intoxicaron con esa sustancia desde enero pasado (cuando RMPDC comenzó a mantener un registro de estos casos) y a las dos muertes (un suicidio y un asesinato) que se relacionarían con el consumo excesivo de marihuana recreativa, llevaron a los legisladores locales a presentar varios proyectos de ley para modificar esta situación.

El pasado 21 de abril la Cámara de Representantes de Colorado ya aprobó uno de esos proyectos que, de ser eventualmente validado por el Senado local, crearía nuevas reglas para la venta y monitoreo de los llamados “bocadillos de marihuana”.

Esas nuevas reglas establecerían nuevos límites para la venta y posesión de esos “bocadillos”, es decir, productos comestibles que incorporan marihuana concentrada. Además, el Gobierno estatal establecería un sistema para comprobar cuánta marihuana incluyen esos “bocadillos” y para informarles a los consumidores de esa cantidad.

Las leyes actuales establecen que los comestibles con marihuana no pueden contener más de 10 miligramos de TCH (el componente activo de la droga) y que los paquetes deben ser “a prueba de niños”.

Las nuevas medidas también buscarán impedir que se repitan incidentes como el ocurrido la semana pasada en la Escuela Primaria Monfort, en Greeley, al norte de Colorado, cuando cuatro niños, todos de 10 años, “vendieron” marihuana en el patio de la escuela, incluyendo hojas de marihuana y una “golosina”.

El incidente “podría haber sido mortal”, según la carta que las autoridades escolares enviaron a los padres de todos los estudiantes.