Alianzas latinas con Herbalife

Nueva York— La Coalición Latina está estrechando sus vínculos con la controvertida multinacional de productos nutricionales, Herbalife.

La empresa está siendo investigada por la Comisión Federal de Comercio (FTC, en sus siglas en inglés), el departamento de Justicia y varias fiscalías después de que un inversor, William Ackman, que ha apostado $1,000 millones a su caída en Bolsa, la acusara de ser un negocio piramidal.

Pese a la polémica que rodea a la multinacional, esta organización que aboga por los pequeños y medianos negocios latinos, anunció ayer una “sociedad significativa con Herbalife para ayudar a fomentar el fortalecimiento económico y la independencia financiera de la comunidad latina”. La Coalición Latina y Herbalife serán co-anfitrionas de dos conferencias para pequeños negocios este año que se celebrarán en Los Ángeles y Washington D.C.

Como sello de este partenariado Ángela María Arboleda, vicepresidenta de asuntos de gobierno y comunidades de Herbalife, se unirá al consejo consultivo de la coalición.

Hector Barreto, presidente de La Coalición Latina, explicaba a El Diario La Prensa que ya se ha trabajado en el pasado con esta empresa y ahora se refuerza la sociedad entre otras razones porque tanto la empresa como la organización comparten inquietudes en materias de desarrollo económico, la salud y las oportunidades educativas para los latinos.

Barreto rechazaba ayer que la controversia tuviera fundamento. “Herbalife lleva más de 30 años en el negocio, emplea a millones de personas y no es la única empresa que usa este tipo de ventas multinivel, también lo hacen otras compañías como Amway”, explicaba.

Para Barreto no hay duda de que la polémica está creada por Ackman para su beneficio económico.

“Yo no he visto nada de lo que se acusa a la empresa, que es un negocio legal, ni tengo pruebas tangibles”. El presidente de la Coalición afirmaba de que después de dos años atacando a la empresa, Ackman no ha conseguido nada y la acción de Herbalife cotiza a un precio superior al que tenía cuando se inició su campaña.

En buena medida, esto se debe a la llegada de otros inversores de alto riesgo a la empresa como Carl Icahn, que ha tomado un alto porcentaje de la empresa, y a la agresiva política de recompra de acciones que está manteniendo la propia Herbalife.

“El presidente de Herbalife [Michael Johnson] ha dado la bienvenida a la investigación de la FTC, para aclarar toda la desinformación que hay sobre la empresa”, recordaba ayer Barreto que decía que es poco sincero y condescendiente decir que Herbalife no es bueno para los consumidores.

Herbalife es una empresa que ha dividido a las organizaciones latinas. Asociaciones como Lulac y Make the road en Nueva York se han hecho eco de las acusaciones sobre las prácticas de esta empresa. En esta última, una portavoz explicaba ayer que la comunidad latina es muy diversa y entendían que alguien contemplara positivamente a Herbalife. “Nuestra experiencia es que esta siendo un factor negativo que afecta a gente vulnerable, de bajos recursos, inmigrantes”. Según esta portavoz, “exponer esto como una lucha entre millonarios es minimizar el problema”.

El viernes pasado, Ackman presentó un vídeo que su empresa produjo con testimonios de distribuidores — que habían perdido ahorros y nunca ganado dinero—, que explicaban como la empresa les anima a alistar nuevos distribuidores y no tanto a vender sus productos. Barreto dijo ayer que no había visto este documental.