Padres y maestros no quieren centro de ancianos cerca a escuela

Alegan que la excavación de la construcción en Manhattan provocaría enfermedades respiratorias a los estudiantes
Padres y maestros no quieren centro de ancianos cerca a escuela
La coordinadora de padres indicó que los primeros trabajos de edificación causaron daño físico a los estudiantes.
Foto: Archivo.

Nueva York — Padres y maestros de la escuela P.S. 163 en el vecindario de Park West Village se oponen a la construcción de una clínica de reposo de 20 pisos en la calle 97 entre la avenida Columbus y Amsterdam.

El hogar de ancianos y centro de rehabilitación Jewish Home Lifecare (JHL), actualmente establecido en calle oeste 106, intercambió la tierra con un desarrollador para trasladarse a un estacionamiento al costado del colegio. El edificio tendría espacio para la atención de tiempo completo de 400 personas de la tercera edad y un adicional de 150 camas para recuperación postoperatoria.

Los residentes se oponen al proyecto alegando que los altos niveles de plomo, arsénico y mercurio, liberados en la excavación y edificación, podrían provocar enfermedades respiratorias en los estudiantes.

“Es irresponsable construir una torre de esta magnitud al lado de un escuela elemental, son muchos los riesgos”, dijo la madre uruguaya Ana Porzecanski. “El embotellamiento se incrementará y el ruido excesivo causará estrés en los estudiantes”.

Funcionarios electos comparten la preocupación de los residentes. El asambleísta Daniel O’Donnell fue determinante al expresar -durante una conferencia de prensa- su oposición al proyecto.

“Existe impacto directo en los estudiantes cuando una torre se construye a unas pulgadas de su escuela”, apuntó.

Ana Crenovich, coordinadora de padres, indicó que los primeros trabajos de edificación causaron daño físico a los estudiantes.

“Pequeños trozos de madera se introdujeron en los ojos de los niños. Nos preocupan aquellos que están enfermos de asma o con antecedentes de enfermedades respiratorias”, indicó.

Ethan Geto, portavoz de JHL, expresó en un correo electrónico que “este proyecto será supervisado por una variedad de agencias municipales y estatales, y se adherirá a sus estrictos requisitos de las medidas de seguridad pública y de salud”.

De acuerdo con cifras del Departamento de Educación, a la escuela P.S. 163 acuden 625 estudiantes, de los cuales 46% son hispanos.

Dos audiencias públicas se realizaron esta semana en el vecindario de Park West Village. Los residentes crearon el sitio http://www.nojhlatpwv.com para colectar firmas y crear conciencia acerca de los posibles problemas.

“No nos oponemos a la construcción. Lo ideal es que la clínica de reposo se quede en la calle oeste 106 y así aminorar el impacto en nuestra comunidad”, dijo la madre ecuatoriana Sandra Toledo (36).

El Departamento de Salud del Estado realizó un estudio de impacto ambiental (DEIS) pero los residentes piden un nuevo reporte, alegando que se fundamenta en datos de los consultores de JHL.

Luego de las audiencias públicas y de evaluar el impacto, el departamento decidirá si la construcción se ejecuta. De aprobarla, iniciaría en otoño y se completaría en 30 meses.