Pechugas de pollo rellenas

Receta proporcionada por los Chefs Jaime Martín del Campo y Ramiro Arvizú
Pechugas de pollo rellenas
Pechugas de pollo rellenas.
Foto: La Opinión - /J. Emilio Flores

Para celebrar en casa y en familia este Día de las Madres, preparamos una deliciosa receta de pechugas de pollo rellenas con queso panela y rajas de chile poblano, que puede acompañar con un arroz blanco y una ensalada de lechuga o verduras al vapor. Además, para brindar por mamá en un día tan especial, al final de la comida disfrute de una original margarita de frambuesa.

¡Salud y Feliz Día de las Madres!

Ingredientes

5 cucharadas de aceite vegetal

½ cebolla fileteada

4 chiles poblanos asados, pelados en rajas y sin semillas

¼ de taza de crema

4 milanesas de pechuga de pollo

3.5 oz (100 g) de queso panela en tiras delgadas

Sal y pimienta al gusto

Para la salsa

1 lb (453 g) de jitomates cocidos

¼ de cebolla blanca

2 dientes de ajo

Preparación:

Salsa

Muela todos los ingredientes de la salsa en la licuadora y reserve.

Pechugas

En un sartén caliente dos cucharadas de aceite, cocine la cebolla y las rajas hasta que estén suaves. Agregue la crema y salpimente a su gusto. Reserve.

Extienda las milanesas en un plato plano y sazónelas con sal y pimienta por los dos lados. En el centro de cada pechuga, ponga las rajas guisadas y las tiras de queso. Enrolle y sujételas con un palillo. Caliente las otras tres cucharadas de aceite y dore los rollos de pechuga hasta que estén bien cocidos.

Rebane y báñelos con la salsa de jitomate.

Rinde 4 porciones

Costo: $12

Tiempo de preparación: 60 minutos

  • Para ablandar la carne de las pechugas, marinelas en leche por tres horas antes de empezar a cocinar, o bien toda la noche.
  • Si lo desea, en lugar de dorar las pechugas en aceite, hornéelas a 350 °F por 1 hora.

Queso panela

Este lácteo es una de las variedades de queso fresco más bajo en grasa (20%) y calorías, muy alto en contenido de agua (60%) y rico en proteína (20%). Estas características, lo hacen un gran aliado de las personas que están en el proceso de bajar de peso, ya que los alimentos ricos en proteínas producen un efecto saciante prolongado.

Cabe hacer notar que las proteínas ayudan a formar y reparar los tejidos del cuerpo, entre ellos la masa muscular, la piel, las células de cada órgano así como las células de la sangre, además de fortalecer las defensas contra enfermedades, por mencionar sólo algunas cualidades.

Los quesos (en general) son una excelente fuente de vitamina A, D y del grupo B, fósforo y calcio. Éste último, es un mineral fundamental para la salud de huesos y dientes, su absorción se favorece por la misma proteína que contienen estos lácteos.

A diferencia de otro tipo de quesos, el panela no se somete a ningún proceso de maduración como el manchego o chihuahua, o de fermentación como el roquefort. Cuando se guisa, no se derrite debido a su alto contenido de agua y bajo nivel de grasa. Un queso que se derrite, usualmente tiene un mínimo de 40% de grasa.

Ahora bien, la gran cantidad de agua y nutrientes del queso panela, lo hace susceptible al deterioro cuando no se almacena adecuadamente. Para conservarlo en buen estado, se debe mantener en refrigeración a un mínimo de 42 °F (6 ºC) y máximo de 35 °F (2 ºC), nunca lo congele, ya que perderá todas sus propiedades.

Una vez abierto, guárdelo en un recipiente de vidrio hermético, o envuélvalo en aluminio o film plástico, así evitará que se contamine, se seque y adquiera olores de otros alimentos.