Trabajadores de aeropuertos merecen salarios dignos

En mi vida pública siempre he luchado por las cosas que nos unen a todos. La lucha actual de los trabajadores de bajos ingresos en nuestra región es emblemática sobre lo que está mal en nuestro país.

Una economía, en la cual muchas personas ganan salarios bajos sin beneficios mientras que las aerolíneas rompen récords en ganancias y los Directores Ejecutivos (CEO) ganan 300 veces el salario promedio de los trabajadores, no ayuda a construir nuestras comunidades.

No es sorprendente que más de un tercio de estos trabajadores contratados de aeropuertos quienes reciben salarios deficientes son latinos y más de la mitad son afroamericanos. Muchos viven en comunidades de inmigrantes que rodean a los aeropuertos, las cuales luchan contra la pobreza y el desempleo, como ocurre en Corona.

Hace cuarenta años, Estados Unidos creó la sociedad de clase media más grande de la humanidad y prosperó como una nación en un momento en que los trabajadores típicos ganaban más de lo que reciben actualmente, debido a que tenían uniones fuertes.

A medida que la economía de nuestra nación ha recaído en un modelo de salarios mínimos y sin beneficios, menos del 7% de los trabajadores del sector privado están afiliados a sindicatos.

Wendy Arellano es limpiadora de cabinas en el Aeropuerto de LaGuardia y vino a los EE.UU. desde Ecuador cuando era niña. Ahora tiene tres trabajos para poder mantener a sus dos hijas, quienes viven con su madre en Queens porque ella no puede pagar el alquiler de un apartamento lo suficientemente grande para todas ellas.

La historia de Wendy, y miles más similares a la de ella, nos muestran por qué es importante que los trabajadores contratados de servicios a pasajeros de nuestra región puedan lograr la exigencia fundamental de su lucha: la capacidad de unirse a una unión de su elección.

Hoy, lunes, me uniré al Rev. James Forbes de la Riverside Church y al exalcalde David Dinkins, para certificar el conteo de las tarjetas de compromiso firmadas por miles de trabajadores de aeropuertos donde proclaman su apoyo a 32BJ SEIU, la unión que los ha estado ayudando en su lucha.

En los aeropuertos del área de Nueva York, trabajadores subcontratados proporcionan servicios importantes de limpieza de cabinas, seguridad de la terminal, manejo de equipaje, asistencia para sillas de ruedas, maleteros y otros servicios, pero tienen dificultades con el salario mínimo o carecen de beneficios básicos como el seguro de salud o la licencia remunerada por enfermedad sin una unión.

Más de un año de concentraciones, peticiones, marchas y la presión de la opinión pública hicieron que la Junta de Comisionados de la Autoridad Portuaria aprobara recientemente un aumento de $1 por hora para los trabajadores que ganan $9 o menos, y un aumento progresivo a $10.10.

Y aun así, la gran mayoría de los trabajadores de aeropuertos no ha visto ningún aumento porque algunos de los contratistas no lo están pagando. Sólo unos pocos trabajadores han recibido el pago por el feriado del Día de MLK.

Lo que se necesita ahora es que los contratistas asistan a la mesa de negociación y negocien un contrato firme con estos trabajadores. Es lo único decente que deben hacer.