Cómo lograr el bienestar mental

Recomendaciones sencillas para tu bienestar emocional.
Cómo lograr el bienestar mental
La salud integral abarca tu cuerpo y tu mente.
Foto: Shutterstock

La salud mental no es otra cosa que un estado de bienestar y conciencia personal. Es decir, la persona que goza de una salud integral no sólo está libre de enfermedades y afecciones, sino que es capaz de manejar sus respuestas emocionales, sabe afrontar los problemas cotidianos y es consciente de sus propias capacidades, por lo que puede ser productiva, además de saber lo que puede aportar a su entorno con sus acciones y trabajo.

Es imposible hablar de salud integral sin tener en cuenta el bienestar mental y emocional, pues si se padece de algún trastorno es difícil responder de manera adecuada a los retos que impone la vida. Este tipo de problemas son más comunes de lo que cualquiera puede imaginar.

En efecto, la Alianza Nacional de Enfermedades Mentales sostiene que 1 de cada 4 adultos en América puede padecer algún tipo de trastorno en algún momento de su vida.

Habla sobre tus sentimientos: decir lo que sientes de forma adecuada es imprescindible, pues reprimir los sentimientos de rabia o tristeza consume tu energía y puede causar problemas con tus allegados y en el trabajo. Asimismo, es importante aprender a pensar antes de actuar.

A veces las emociones son avasallantes y pueden hacerte decir o hacer cosas de las que puedes arrepentirte después. Tómate unos minutos y piensa antes de tomar una decisión apresurada: será positivo para ti y tus relaciones interpersonales.

No temas pedir ayuda: no eres una súper mujer, y es normal sentirse cansada o abatida. Si esto comienza a afectar tu vida, pide ayuda a tus seres queridos o ve a terapia para aceptarte tal cual eres. Revisa cuáles son tus mejores cualidades y fortalezas; aprende a amar esas cosas que te hacen diferente y particular.

Eres una persona maravillosa y tienes la fortaleza para mejorar, recuérdatelo cada vez que sientas deseos de dejarlo todo atrás y abandonar.

Cuida tu cuerpo: una alimentación poco saludable puede afectar tu bienestar emocional. Mantente activa y busca una actividad que disfrutes: esos pequeños triunfos serán un estímulo positivo para tu autoestima. Recuerda que es necesario descansar, no todo en la vida es trabajo y obligación.

Cultiva tus relaciones sociales: te hará sentir incluida y querida. Es importante contar con soporte emocional, pero recuerda que no todo es recibir, también es satisfactorio cuidar de los demás y dedicarles tiempo.