Libertadores: Bolívar tiene todo para definir en casa

Libertadores: Bolívar tiene todo para definir en casa
El entrenador de Bolivar de Bolivia, el español Xavier Azkargorta.
Foto: efe

La Paz/EFE — El Bolívar boliviano y el Lanús argentino definirán hoy su pase a las semifinales de la Copa Libertadores en la altitud de La Paz, tras el empate 1-1 en el partido de ida de la semana pasada en Buenos Aires.

En su mejor campaña en muchos años en el torneo, el Bolívar, dirigido por el español Xabier Azkargorta, está seguro de que conseguirá el boleto con una victoria en el estadio Hernando Siles, aunque un empate a cero también le sirve, debido al gol anotado la semana pasada por el ariete uruguayo William Ferreira.

Azkargorta enfatizó hoy en una rueda de prensa que su equipo ha hecho los méritos suficientes para llegar hasta donde está y pasar a las semifinales, al recordar que sumó puntos clave para avanzar en la Libertadores jugando de visitante en Brasil y México.

El técnico hizo el apunte a propósito de la polémica sobre la altitud de La Paz, situada a 3,650 metros sobre el nivel del mar.

“El tema de la altura siempre se manejará porque, que yo sepa, históricamente La Paz siempre se mantendrá en la misma altura, y Buenos Aires también y León, también; y Guayaquil, también; y Río de Janeiro, también. Nosotros somos el único equipo que no pone peros a dónde jugar”, afirmó el entrenador español.

Azkargorta se hizo cargo del equipo boliviano hace poco más de dos meses y logró sacarlo del fondo de las posiciones de su grupo en la Copa Libertadores para llevarlo a las puertas de una semifinal.

No obstante, su concentración en el torneo internacional le ha valido un mal desempeño en la liga boliviana, donde el fin semana, el Bolívar fue derrotado por el Aurora por 3-1, bajando a la séptima posición entre doce equipos, sin opción ya de buscar el título cuando solo restan tres fechas para la conclusión del certamen.

Además de Ferreira, capitán del equipo, el Bolívar tiene como titulares a los volantes españoles José Luis Sánchez Capdevila y Juan Miguel Callejón y al zaguero paraguayo Nelson Cabrera, entre los extranjeros que buscarán mañana una histórica clasificación.

Acerca del rival, Azkargorta reconoció que cualquier once que proponga su colega argentino, Guillermo Barros Schelotto, será “peligroso” y “difícil de batir” porque llegará decidido a buscar la clasificación en La Paz, tras ceder el empate de la semana pasada.

Como novedad respecto al partido de ida, Barros Schelotto podrá contar con el experimentado delantero uruguayo Santiago Silva, que ocupará el lugar de Ismael Blanco en el once inicial.

El también recuperado Lautaro Acosta está a disposición para este partido clave, pero el cuerpo técnico definirá a última hora si ingresa como titular o si se mantiene a Marcos Astina en el tridente ofensivo, que incluye a Silva y a Oscar Benítez.

A los problemas de la altitud de La Paz aludió el centrocampista Jorge Ortiz.

“Hay que traer la clasificación, si después quedamos todos internados no importa. En la altura, durante el partido te mareas, tienes ganas de vomitar, pero hay que correr y patear al arco. Fui a La Paz el año pasado con Arsenal y el tema de la altura es después del partido”, enfatizó.

El equipo ‘granate’, flamante campeón de la Copa Sudamericana, viajó a Santa Cruz de la Sierra con el objetivo de esperar hasta último momento para ir a La Paz y evitar los efectos de la altura.

El uruguayo Defensor Sporting afrontará hoy su encuentro de vuelta de cuartos de final de la Copa Libertadores ante el colombiano Atlético Nacional dispuesto a dar un paso histórico y plantarse en semifinales del torneo, el que sería su mayor éxito internacional en los más de cien años del club.

La victoria de los uruguayos en Colombia la semana pasada por 0-2 dejó casi hecho el trabajo para lograr el pase a las semifinales, si bien el técnico Fernando Curutchet no dio margen al error y jugó su encuentro liguero del domingo ante Wanderers con un cuadro suplente, para preservar a sus mejores jugadores.

Ni siquiera el escándalo desatado por la juerga que los defensores Matías Malvino y Ramón Arias se corrieron en Medellín tras el triunfo de los “violetas” la semana pasada ha empañado la concentración del equipo.