Van por la Liga Europa

Sevilla y Benfica disputarán el título del segundo torneo más importante del continente
Van por la Liga Europa
Integrantes del Club Benfica calientan durante la práctica o del equipo en Turín con miras al duelo de hoy.
Foto: EFE

TURÍN, Italia (EFE).— El Sevilla y el Benfica, dos clubes centenarios que hace 57 años coincidieron por primera y única vez en un torneo continental, la entonces denominada Copa de Europa, volverán a verse hoy en el Juventus Stadium de Turín, ahora con las ganas e ilusión de proclamarse campeones de la Liga Europa.

El equipo hispalense, que según el sorteo de la UEFA ejercerá de local, y el lisboeta quedaron emparejados para disputar en septiembre de 1957 la primera eliminatoria de la Copa de Europa de ese año y fue el equipo español el que superó la ronda al ganar en Sevilla 3-1 y empatar a cero después en la capital portuguesa.

Desde entonces, el Benfica ha sido un clásico de futbol continental y el Sevilla tomó protagonismo con la entrada del siglo XXI, en el que ha sido un habitual entre la Liga de Campeones y la Liga de Europa, hasta el punto de tener dos títulos del segundo torneo continental (2006 y 2007) y el de la Supercopa de Europa de 2007.

Con esa experiencia, el equipo que entrena por segunda temporada Unai Emery viaja a la ciudad italiana con ganas del repetir su último éxito europeo de hace siete años, cuando se impuso en Glasgow al Espanyol en una tanda de penaltis.

Desde que el Sevilla afrontó la ida de la semifinal ante el Valencia el pasado 24 de abril, con un 2-0 en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán, el cuerpo técnico y la plantilla de jugadores se ha centrado al máximo en esta competición.

Para el juego de hoy, el Sevilla cuenta la baja por sanción del mediapunta Jairo Samperio y viajan mermados físicamente el delantero francés Kevin Gameiro y el mediapunta Víctor Machín “Vitolo”, quienes tienen problemas musculares de los que se esperan recuperar a tiempo.

En esta ocasión, un imponente Benfica busca ajustar cuentas después de caer contra el Chelsea inglés en la final el año pasado.

Los portugueses son favoritos en las apuestas a pesar de contar con sensibles bajas.

Las lesiones del defensa luso Sílvio y del centrocampista serbio Fejsa, así como las sanciones del argentino Enzo Pérez, verdadero cerebro de las Águilas, y su compatriota Salvio, considerado su jugador más desequilibrante, pondrán a prueba la profundidad de la plantilla.

A pesar de rechazar la etiqueta de favoritos, los portugueses han impresionado a propios y extraños al eliminar al Tottenham y la Juventus, vigente campeón.