Un futuro incierto para los Nets

El verano deberá traer sanación tras el fracaso y fuerza para tomar decisiones

Un futuro incierto para los  Nets
LeBron James (i) es marcado por Paul Pierce (d), que no pudo frenar al que es considerado el jugador más completo de la NBA.
Foto: efe

Nueva York — Ni gastando $192 millones los Nets de Brooklyn pudieron hacer un papel honroso y quedaron eliminados de los playoffs de la NBA al perder la serie semifinal del Este 4-1 ante el bicampeón Heat de Miami.

El futuro se invirtió en esta temporada. Los Nets sobrepasaron el tope salarial y se quedaron sin selecciones colegiales en el draft con tal de conseguir un campeonato. Y al final se quedaron con las manos vacías.

Esta temporada en Brooklyn hubo esperanza. Hubo frustración. Hubo subidas y bajadas. Y hubo aquellos que pensaron que cuatro victorias en la temporada regular y dos más en pretemporada sobre el Heat les daban una oportunidad de contender por el título del Este.

Pero Miami se calienta con otro fuego cuando llegan los playoffs y los Nets fueron simplemente un escalón más, acaso el más caro que han pisado, en su ruta para lograr el tricampeonato.

El experimento no funcionó y muy probablemente algunos de los jugadores que vistieron el uniforme blanco y negro de Brooklyn no regresarán para la temporada entrante.

La mayor interrogante es la situación de Paul Pierce. El veterano está por cumplir 37 años y tras su mediano desempeño está en duda su retorno, especialmente porque será agente libre.

Otro agente libre cubierto por la incertidumbre es Shaun Livingston, guardia que revivió su carrera de manera exitosa en Brooklyn tras sufrir una lesión en la rodilla que puso en riesgo su carrera. Por eso es probable que regrese.

También se deben considerar los $12 millones que ganará Kevin Garnett el próximo año, su último en el contrato. A KG, quien ha coqueteado con el retiro, le pesaron los años y por primera vez se quedó sin anotar en un partido de postemporada, aunque contribuyó a la defensa.

Estas son apenas unas de las decisiones que sobrevuelan a los Nets, para quienes ha comenzado un largo verano de recuperación.