Las dos caras de la marihuana medicinal

El aval del Comité de Salud del Senado de NY al proyecto de ley para autorizar el uso de la hierba pone sobre la mesa sus riesgos y beneficios
Las dos caras de la marihuana medicinal
A nivel nacional, sólo las ventas de marihuana medicinal superaron los $150,000 millones en 2013.
Foto: Archivo

NUEVA YORK — Numerosos estudios científicos, incluyendo los de dos prestigiosas instituciones: el National Institute of Health de Estados Unidos y de la British Medical Association de Inglaterra, coinciden en que los componentes activos de la marihuana podrían tener aplicaciones médicas benéficas para diferentes condiciones de salud.

Sin embargo, el uso de la hierba también puede causar adicción y efectos secundarios. A continuación ofrecemos una lista de lo bueno y lo malo del uso de la marihuana medicinal.

Beneficios:

• Ayuda a disipar dolores corporales crónicos que son resistentes a los analgésicos convencionales.

• Proporciona alivio a personas que sufren de esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica que causa espasmos musculares intensos.

• Sirve de calmante para quienes sufren cáncer terminal, o tienen metástasis en los huesos, que son pacientes con dolores extremos y que ya los medicamentos tradicionales no les funcionan.

• Es prescrita para asistir a personas que sufren de náuseas y vómitos extremos, como los pacientes que son sometidos a agresivas sesiones de quimioterapia.

• El principio activo de la Cannabis sativa: el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol), estimula el apetito, por lo que podría ayudar a enfermos con gran pérdida de peso, como los anoréxicos o los que sufren de caquexia (extrema desnutrición y atrofia muscular).

• Disminuye la elevada presión del líquido del ojo que se produce en quienes padecen glaucoma.

• Aunque no ha sido comprobado, se cree que tiene efectos antidepresivos, propiedades anti-bacterianas, inhibe el crecimiento de tumores, alivia ataques severos de asma, previene diabetes, combate el insomnio y migrañas, controla convulsiones y espasmos musculares en epilépticos.

Riesgos:

• Puede tener efectos adictivos y crear dependencia psicológica debido a la sensación de bienestar y calma que ofrece a las personas que la utilizan.

• Causa dificultad para concentrarse.

• Puede generar estados de ansiedad.

• Podría ocasionar confusión y un cambio en la percepción del tiempo y espacio.

• Causa taquicardias, mareos y palpitaciones.

• Quienes han fumando muchas concentraciones, podría presentar el “síndrome de privación” y cuando se les acaba el efecto de la droga sienten agitación, irritabilidad, problemas para dormir, náuseas y vómitos.