Dominicanos de NY buscan cerrar la brecha

Piden aprobar proyecto para regularizar situación a descendientes de haitianos

Muchos en RD y NY demandan solución legal a las personas afectadas por un fallo judicial que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros indocumentados.
Muchos en RD y NY demandan solución legal a las personas afectadas por un fallo judicial que niega la nacionalidad a los hijos de extranjeros indocumentados.
Foto: EFE

Nueva York — Mientras el senado dominicano se disponía ayer a votar un proyecto de ley que regularizaría la situación de miles de descendientes de haitianos en limbo legal en el país, expertos y dominicanos residentes en Nueva York se mostraron esperanzados en que se cierre una gran brecha que sacudió al mundo.

La Ley de Naturalización Dominicana, sometida por el presidente Danilo Medina, busca dar una “solución justa” a lo que ha sido “un ciclo de irregularidades” creado por el fallo del Tribunal Constitucional (TC) de septiembre de 2013, que niega la nacionalidad a dominicana a los hijos de extranjeros indocumentados, con carácter retroactivo a 1929.

[LINK PARA WEB: http://www.eldiariony.com/noticiaslocales/article/20131210/Repudiados-donde-nacieron%5D

“Es un gran avance en la búsqueda de soluciones al problema de respetar la ciudadanía de aquellos dominicanos de ascendencia haitiana y de solucionar el problema migratorio desde una perspectiva justa”, dijo Milagros Ricourt, profesora de estudios latinoamericanos y puertorriqueños para el Lehman College.

Según la experta, la ola de rechazo internacional en contra del fallo judicial ha sido decisiva para que el gobierno haya tomado cartas en el asunto de manera tan expeditiva.

“Responde a las presiones en contra de la mayoría del pueblo dominicano, como mostraban encuestas, así como de su diáspora y de la comunidad internacional, incluyendo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, las Naciones Unidas y la Unión Europea, entre otros”, explicó Ricourt.

Expertos legales dominicanos también valoran positivamente la ley de naturalización.

“La iniciativa cumple su cometido de modificar una decisión injusta y corrige las medidas que más impactan a la población haitiana”, señaló Manny Matos, que trabaja como abogado para el bufete Becker & Poliakoff y que empezó su carrera representando a haitianos que solicitaban asilo en Estados Unidos.

“Para nosotros son muy importantes las relaciones con Haití y cualquier esfuerzo por regularizar la situación de inmigrantes de aquí o de allá debe de ser aplaudido”, agregó.

La medida también fue celebrada por dominicanos residentes en Washington Heights, el barrio de Nueva York con más densidad de población quisqueyana.

“No se podía permitir lo que se estaba haciendo y era un injusticia”, dijo César Peña, quién dejó República Dominicana hace 15 años. “Lo que más me alegra es que esto demuestra que los dominicanos de verdad no somos racistas y que siempre hemos sido solidarios con el pueblo haitiano”.

José Santana, que es hijo de dominicanos que emigraron antes de que él naciera, argumentó que “si en Estados Unidos, donde siempre están en contra de los inmigrantes, te dejan ser uno de ellos solo por haber nacido aquí, la República Dominicana no se podía poner por debajo de ellos”.