Evite accidentes en las piscinas

En Estados Unidos el ahogamiento es la segunda causa de muerte en niños entre edades de 1 a 14. Los niños necesitan una constante supervisión si se encuentran dentro de una bañera, una piscina infantil o en la playa. Observe atentamente a su hijo cuando esté dentro o cerca del agua.

1. Aprenda a nadar y si su niño tiene más de 1 años, puede beneficiarse de las clases de natación, pero antes de inscribir a su hijo, consulte a su pediatra. También aprenda las técnicas de reanimación cardiopulmonar (CPR, por sus siglas en inglés) y la maniobra de Heimlich. Recuerde que los niños necesitan ser supervisados, independientemente de su nivel de natación.

2. Compre chaleco salvavidas que sea de la talla de su hijo y que esté aprobado por la Guardia Costera de EE.UU. Para niños menores de 5 años, elija un chaleco provisto de correa entre las piernas y soporte para la cabeza. Tenga en cuenta que los chalecos y flotadores, no son una protección eficaz contra el ahogamiento.

3. Evite que los niños corran alrededor de la piscina para que no resbalen y tenga mucho cuidado con los bordillos, escaleras si están mojados pueden ser muy resbaladizos.

4. Asegúrese de que su hijo entre despacio y se encuentre cómodo con la temperatura del agua. La temperatura corporal desciende más deprisa en el agua y podría sufrir hipotermia. Si el niño tiembla o presenta calambres musculares, sáquelo del agua inmediatamente.

5. Saque los juguetes de la piscina para impedir que los niños intenten recuperarlos cuando un adulto no esté presente. Vacíe el agua que contenga la piscina inflable y retire cualquier escalera que permita acceder a una piscina que está más alta que la superficie del suelo cuando deje de utilizarla.