Senadores dan 6 semanas a Boehner para voto por reforma migratoria

El líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, reitera oferta de votar por el proyecto para que entre en vigor en 2017

Senadores dan 6 semanas a Boehner para voto por reforma migratoria
De no aprobarse la reforma migratoria en la Cámara de Representantes, el presidente Barack Obama tendrá que tomar medidas para dar alivio migratorio a ciertos indocumentados.
Foto: María Peña / impreMedia

WASHINGTON – La Cámara de Representantes, bajo control republicano, tiene hasta finales de julio para votar la reforma migratoria o, de lo contrario, el presidente Barack Obama tendrá que tomar medidas unilaterales para dar alivio migratorio a ciertos indocumentados, advirtieron este jueves líderes demócratas del Senado.

Durante una rueda de prensa en el Capitolio, el líder de la mayoría demócrata, Harry Reid, y los senadores Dick Durbin, Charles Schumer, y Patty Murray, dejaron en claro que los republicanos de la Cámara Baja no tienen más “excusas” y deben votar la reforma antes del receso legislativo de agosto próximo.

Reid advirtió que la inacción en el organismo está teniendo un alto costo humano, y han pasado 329 días desde que el Senado aprobó su versión del plan reformista.

“Estamos dispuestos a esperar otras seis semanas“, dijo Reid, al advertir que Obama tendrá que tomar medidas ejecutivas, sin precisar cuáles serían.

Reid aconsejó a los republicanos a que acepten su oferta de aprobar la reforma este año y, ya que no confían en Obama, ponerla en marcha en 2017, quizá con “un presidente Rand Paul o presidente Theodore Cruz”, dos conservadores de ese partido.

Por su parte, Schumer precisó que los republicanos tienen “una ventana de seis semanas” para actuar, entre el próximo 10 de junio, pasada la última primaria republicana, hasta el receso de agosto.

Schumer se quejó de que un manifiesto conservador de 121 páginas divulgado hoy y dirigido a conquistar a la clase media no contiene referencias al tema de inmigración y, a su juicio, eso lo hace un “desperdicio de papel”.

Schumer reiteró la advertencia de que la oposición arriesga perder en las elecciones generales de 2016 si no aprueban la reforma y continúa guiándose por voces extremas como la del legislador Steve King.

En una rueda de prensa previa, el presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner reiteró su postura de que Obama debe ganarse la confianza de su bancada para allanar el camino hacia el debate de la reforma.

Preguntado por La Opinión sobre por qué la Cámara Baja no ha avanzado en su estrategia de una reforma migratoria “en retazos”, Boehner reiteró la renuencia de los republicanos.

“El presidente tiene una responsabilidad en esto, de mostrarnos que podemos confiar en que hará cumplir una ley migratoria como sea aprobada… así de simple”, dijo.

Durante un foro migratorio organizado por The National Journal, tanto el legislador demócrata por Illinois, Luis Gutiérrez, como el exgobernador republicano por Mississippi, Haley Barbour, insistieron en que la reforma traerá beneficios económicos y el Congreso debe actuar este año.

Los tres eventos separados sirvieron para destacar nuevamente las profundas divisiones en torno a la reforma migratoria y la posibilidad, cada vez más lejana, de que ésta se produzca.

Maria.pena@impremedia.com