Teherán hace ajustes a su recta

Atlanta — Cuando Julio Teherán tuvo una temporada para el olvido con Triple-A Gwinnett, se le había encargado la tarea de convertirse en un lanzador más completo. En términos sencillos, los Bravos querían que el colombiano se diera cuenta de que no tendría éxito en Grandes Ligas si continuaba tirar mayormente rectas de cuatro costuras.

Mientras Teherán pasaba trabajo en esa última temporada en Gwinnett, ganó más confianza con una recta de dos costuras y al final halló algo de consistencia con su slider. Como resultado, el derecho de 23 años ha tenido relativamente poco contratiempos al establecerse como abridor de Grandes Ligas desde la campaña pasada.

Teherán completó su última joya el martes por la noche, cuando lanzó blanqueada de seis hits en una victoria por 5-0 de Atlanta sobre Milwaukee. Se convirtió en el primer pitcher de los Bravos desde Greg Maddux en en registrar dos blanqueadas en una sola temporada.

“Está pitchando”, dijo el manager de los Bravos, el cubano Fredi González. “Recuerdo hace dos años y medio cuando lo subimos y era muy joven. Quería tirar cada pitcheo a 95 millas”, dice..

Teherán tuvo algunos problemas durante sus primeras tres aperturas, pero desde entonces ha registrado efectividad de 2.55 en las 37 salidas, remontando al 23 de abril del año pasado. Los únicos abridores con mejor efectividad en ese lapso con Clayton Kershaw (2.08), el cubano José Fernández (2.15) y Zack Greinke (2.54).

En lo que va del 2014, Teherán lleva marca de 3-3 pero con efectividad de 1.92, dos blanqueadas, 54 ponches y 18 bases por bolas en 10 aperturas y 70.1 entradas.

Servicios combinados