El Papa condena ataque en Bruselas

El Papa condena ataque en Bruselas

Jerusalén/EFE — El papa Francisco condenó ayer el ataque que costó la vida a cuatro personas en el Museo Judío de Bruselas e instó, a su llegada a Israel, a israelíes y palestinos a aplicar la solución de los dos estados para poner fin al sufrimiento en la región.

El Pontífice, que llegó a Tel Aviv procedente de la ciudad palestina de Belén, hizo una condena enérgica del antisemitismo en el discurso pronunciado ante el presidente Simón Peres y el primer ministro, Benjamín Netanyahu, que le recibieron en la pista.

Francisco, que había llegado en un helicóptero jordano procedente de la ciudad palestina de Belén, se mostró “profundamente dolorido” por la pérdida de vidas en un ataque que calificó de “crimen de odio antisemita”.

Minutos antes, en sus respectivos discursos de bienvenida, tanto el presidente israelí como el primer ministro condenaron los hechos y agradecieron al papa “su postura sensible y firme” en la lucha contra el antisemitismo.

“No hay peor que el odio ciego”, recordó el presidente israelí al exhortar a la tolerancia, y referirse también a los recientes ataques anti-cristianos por parte de nacionalistas judíos.

La Policía israelí arrestó la pasada madrugada a 26 nacionalistas judíos que se habían atrincherado desde la noche del sábado en el lugar en el que la tradición judía marca la ubicación de la tumba del rey David.

Alrededor de 150 radicales se adentraron en el recinto para protestar por la visita del Papa y la posibilidad -negada por el Gobierno israelí- de que la parte superior, donde se haya el Cenáculo, sea transferida al Vaticano.

Por su parte, Netanyahu, que recibió a Francisco con un “Bienvenido a Israel” en español, le dijo que trae “el espíritu de la reconciliación y la paz de muchos cristianos por el mundo, y de muchos otros que no son cristianos pero que se apegan a su espíritu humanista”.