Funcionarios electos piden a De Blasio almuerzo gratis en escuelas

La canciller escolar Carmen Fariña dijo que ofrecer almuerzo gratis universal pondría en peligro los fondos federales para escuelas con niños pobres

Guía de Regalos

Funcionarios electos piden a De Blasio almuerzo gratis en escuelas
La exclusión de los fondos para almuerzos gratis ha causado división entre De Blasio y la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito, y la Defensora del Pueblo, Letitia James.
Foto: William Alatriste / City Hall.

Nueva York – Varios estudiantes y activistas se presentaron en la Alcaldía este miércoles para entregar una petición con 4,500 firmas a favor que el almuerzo en escuelas públicas de NYC sea gratis para todos los estudiantes.

La iniciativa es parte de la campaña conocida como “Lunch 4 Learning cuyo objetivo es presionar al alcalde Bill de Blasio para que incluya en su presupuesto municipal, que se aprueba en dos semanas, los $24 millones necesarios para ofrecer almuerzo gratis universal.

La exclusión de ese monto del presupuesto presentado por el Alcalde ha causado división entre De Blasio y la presidenta del Concejo Municipal Melissa Mark-Viverito, al igual que entre el alcalde y la Defensora del Pueblo, Letitia James.

“Muchos estudiantes están asistiendo a sus escuelas con sus estómagos vacios en una ciudad donde la pobreza y la desigualdad económica está amenazando a más familias”, declaró Mark-Viverito en conferencia de prensa este miércoles en las escalinatas de la Alcaldía.

La canciller escolar de la ciudad, Carmen Fariña, dijo durante una audiencia presupuestaria en el Concejo el mismo día que ofrecer almuerzo gratis universal pondría en peligro los fondos federales adicionales que su agencia recibe para escuelas con niños pobres.

En la ciudad, los almuerzos escolares son financiados mayormente por el gobierno federal. Cada escuela recibe fondos basados en el número de niños pobres por lo que el Departamento de Educación (DOE) requiere que cada padre llene anualmente una tarjeta azul con información sobre sus ingresos.

Liz Accles, directora ejecutiva de la organización Community Food Advocates, argumenta que estos formularios le cuestan al DOE $30 millones anuales que podrían ser usados para los almuerzos.

Tanto los activistas como concejales critican que el sistema actual ocasiona una división de clases sociales que estigmatiza a niños pobres. Un tercio de los 780,000 estudiantes que califican para recibir almuerzo gratis no comen en las escuelas por no querer ser tachados de pobres o ser víctimas de burlas de sus compañeros, según indican estudios.