Comida que te envejece

Conoce algunos alimentos que roban la apariencia juvenil a tu piel
Comida que te envejece
Foto: ShutterStock

Aunque nadie está excepto de los estragos que produce el paso del tiempo en nuestro rostro y cuerpo, estos se pueden mitigar al ingerir de manera mesurada ciertos alimentos que promueven el envejecimiento prematuro.

A esta conclusión han llegado varios estudios que últimamente se están haciendo para analizar los efectos que tienen la nutrición en la buena o mala salud, así como su papel en la aceleración o retraso del envejecimiento.

“Hay muchas cosas que podemos hacer en materia de alimentación para lucir y sentirnos bien”, dice la nutricionista certificada Claudia González, con practica en Miami, Florida.

Azúcar

Investigaciones recientes están reconociendo que cuando se come en exceso productos elaborados con azúcar, ésta se adhiere al colágeno de la piel, haciendo que éste se ponga duro e inflexible, detalla la co-autora del libro Gordito, Doesn’t Mean Healthy.

Esto da como resultado una piel con una apariencia de una piel sin elasticidad, que nos hace lucir más viejos, ya que la juventud es precisamente elasticidad.

Grasas trans o hidrogenadas

Los estudios han demostrado que este tipo de grasa (que se emplea con frecuencia en la elaboración de productos procesados o pre cocinados como las papas fritas, el pop corn, la pizza, etc.) produce inflamación (un proceso natural del cuerpo para protegerlo de sustancias extrañas, golpes, infecciones, virus, etc.) que nos hace lucir agotados, cansados.

Al igual que el azúcar, el exceso de su consumo hace que la piel se vea gruesa, dura, inflexible, arrugada, vieja y sin vida, debido a que ésta se pega a los vasos sanguíneos de la piel.

Peor aún, este tipo de grasa, que se comporta en nuestro organismo como las grasas saturadas, es la causante de los altos niveles del colesterol en la sangre y de varias enfermedades cardiovasculares.

Sodio

El consumo excesivo de sodio (que se encuentra en miles de productos, como la sal de mesa) deshidrata el cuerpo, haciéndonos ver cansados, agotados, con una piel sin brillo y seca.

“Cuando se ingieren muchos productos con alto contenido de sodio nos vemos hinchados, porque retenemos agua”, resalta González. “Y a eso hay que sumarle el daño que el sodio hace a nuestra salud en general, cuando genera el problema de la presión alta”.

Bebidas alcohólicas

La ingesta en exceso de bebidas alcohólicas (cerveza, vino, wisky, etc.) provoca la deshidratación de la piel, generando la formación de más arrugas y la apariencia de un a piel enrojecidae inflamada.

Harinas

De lo que se conoce, el exceso de consumo de harinas (o carbohidratos) puede llevar también al cuerpo a un proceso de inflamación general (es decir, cuando el sistema inmune está en el proceso de atacar o defender al cuerpo de algo que le está haciendo daño).

Cuando esto ocurre, la piel del rostro se torna roja (como si se sufriera una reacción alérgica o un sarampión de momento). Esta reacción se da por la carencia de agua y de alimentos con alto contenido de antioxidantes que ayudan a mantener una piel lozana.