Conmoción cerebral en deportes preocupa a EEUU

Anualmente, unos 250,000 jóvenes sufren lesiones cerebrales en alguna práctica deportiva, por lo que el gobierno invertirá $30 millones en un estudio al respecto.
Conmoción cerebral en deportes preocupa a EEUU
Los pequeños que practican algún deporte están en riesgo de sufrir una conmoción cerebral.
Foto: La Opinión - / Archivo

Washington – El presidente de EEUU, Barack Obama, anunciará este jueves el inicio de un estudio valorado en $30 millones para investigar la incidencia de la conmoción cerebral entre los niños y jóvenes que practican deportes, con el fin de ampliar la información al respecto y las medidas preventivas.

“Como padre de dos niñas, el presidente (Obama) cree que no hay demasiada información sobre las conmociones cerebrales derivadas de los deportes, y los científicos están de acuerdo en que no sabemos mucho sobre el tema“, explicó a los periodistas la directora de comunicación de la Casa Blanca, Jennifer Palmieri.

Para comenzar a remediarlo, Obama celebrará este jueves una cumbre en la Casa Blanca junto a jóvenes deportistas, entrenadores, padres, expertos, miembros del Ejército y otros interesados en el problema, con la idea de “aumentar la información disponible” al respecto, añadió Palmieri.

Allí anunciará el lanzamiento del estudio, financiado entre el Departamento de Defensa de EEUU y la Asociación Nacional Atlética Universitaria (NCAA, por sus siglas en inglés) y que busca investigar los riesgos, tratamiento y gestión de la conmoción cerebral entre los niños y jóvenes deportistas.

Casi 250,000 jóvenes acuden cada año a los servicios de urgencias de los hospitales por lesiones cerebrales relacionadas con los deportes, según indicó la Casa Blanca en un comunicado.

En 2013, el Instituto de Medicina estadounidense y el Consejo Nacional de Investigación publicaron un estudio según el cual hay una falta de datos claros sobre la incidencia y las causas de las lesiones cerebrales relacionadas con los deportes, y una “cultura de resistencia” entre los atletas que padecen conmoción cerebral a la hora de informar de su lesión y mantener sus tratamientos.

Obama, cuyas hijas Malia y Sasha juegan habitualmente al fútbol (“soccer”), ha decidido implicarse en el asunto porque “es algo que ha salido a relucir en sus conversaciones con padres de todas partes” del país, según Palmieri.

El mandatario ha expresado en el pasado su preocupación por las conmociones cerebrales en los deportes, y a comienzos de este año confesó en una entrevista que él “no dejaría” a un hijo suyo jugar de manera profesional al fútbol americano, uno de los deportes en los que es más común ese tipo de lesiones.

El estudio del Departamento de Defensa y la NCAA busca ser “el más exhaustivo” jamás desarrollado sobre las conmociones cerebrales, y busca alentar a distintas instituciones a investigar los factores que pueden cambiar “la cultura y el comportamiento de los atletas universitarios y otros jóvenes” al respecto, indicó la Casa Blanca.

Por otra parte, la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) ha decidido invertir $25 millones durante los próximos tres años para apoyar proyectos dedicados a promover la seguridad de los jóvenes deportistas, según adelantó la Casa Blanca.

También los Institutos Nacionales de Salud (NIH, en inglés), desarrollarán su propio estudio para “detectar y medir los efectos crónicos de las conmociones cerebrales repetidas”, con el fin de servir como documentación para los ensayos clínicos que buscan ralentizar el avance de la enfermedad, apuntó el Gobierno de EEUU.

Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés) trabajan asimismo en el problema y dentro de un año publicarán una serie de orientaciones para el diagnóstico y tratamiento apropiado de los niños y adolescentes con lesiones cerebrales traumáticas leves, recordó la Casa Blanca.