Providence demanda al Santander

Nueva York— La ciudad de Providence, Rhode Island, ha demandado al Banco Santander a quien acusa de discriminar a las comunidades minoritarias a la hora de conceder hipotecas convencionales.

En una voluminosa demanda de 88 folios presentada por el bufete Relman, Dane & Colfax y los servicios jurídicos de la ciudad, se alega que desde 2009 el banco español ha reducido deliberadamente sus préstamos en los vecindarios en los que viven minorías mientras ha expandido su actividad en los barrios blancos. En concreto, se explica que entre 2009 y 2012 la entidad concedió más créditos en los barrios blancos mientras que en los latinos y afroamericanos la actividad cayó un 63% comparado con respecto a 2007.

En estos vecindarios en los que viven minorías antes de la burbuja se concedieron préstamos que resultaron ser abusivos. La mayoría de los bancos están concediendo menos hipotecas en estas zonas pero en el caso de Santander el retroceso es muy siginificativo. Dos leyes, el Fair Housing Act y el Equal Credit Opportunity Act, prohíben la discriminación crediticia.

Santander se estableció en el área de Nueva Inglaterra y Nueva York tras la compra del Sovereign Bank que se completó en 2009. El banco rechazó ayer “categóricamente la acusación”. La entidad dijo que se defenderá pero que están “dispuestos a trabajar con la ciudad para mitigar sus preocupaciones”.

El alcalde de la ciudad, Angel Taveras, afirmaba ayer que las prácticas de las que acusa al Santander dañan a las familias de Providence porque al ser descartados a la hora de concederles hipotecas “se deprime el valor de las propiedades y se impide la recuperación económica que un mercado sano de la vivienda ayuda a generar en cada vecindario de la ciudad”.